Viajes

Barquisimeto: ciudad monumental llena de devoción

Es un destino con atardeceres de espectáculo e íconos imponentes que se destacan en sus hermosos paisajes

barquisimento monumental

Raquel Seijas

Monumento Manto de María Divina Pastora.

Por Bernhard Weissenbach @bwturismo

Su nombre proviene de la lengua caquetía, etnia que residía en el lugar, a orillas del río Turbio, al cual llamaban Barquisimeto, haciendo referencia a sus aguas color ceniza. Los conquistadores conservaron la denominación y fundaron la ciudad en 1552. Actualmente encabeza el centro más poblado de la región centroccidental de Venezuela. Es la cuarta ciudad más grande del país y a sus habitantes se les llama informalmente como guaros, derivado de su expresión popular larense “¡na' guará!”.

Obelisco. Al cumplirse el cuatricentenario de la ciudad se develó bajo el mandato de Marcos Pérez Jiménez esta obra pública de 75 metros de altura, desde donde es posible divisar toda la ciudad. Para la época era la estructura más alta del país. Cuenta con un ascensor interno y un reloj en el extremo superior.

La Flor de Venezuela. En 2000, Venezuela participó en la Expo Mundial de Hannover. Para la ocasión, el arquitecto Fruto Vivas diseñó un edificio inspirado en la flor nacional, la orquídea. Un juego de luces preciso acompaña a esta flor que abre sus pétalos de acuerdo a las condiciones climáticas alcanzando un diámetro de 39 metros. Es el escenario que muchos eligen para despedir al viejo año en las festividades del 31 de diciembre. Es tan magnífica su presencia que le fue otorgado el título de Patrimonio Cultural de Venezuela.

Monumento Manto de María Divina Pastora. En homenaje a la patrona de la ciudad, en 2016, se construyó esta imponente estructura. Es la efigie mariana más grande del mundo y de Venezuela. Con una altura de 62 metros, equivalente a 22 pisos, es un lugar que se puede recorrer mediante ascensores y escaleras (296 escalones repartidos en 4 mezzaninas) y desde cuya terraza en la parte superior, puede observarse Cabudare y hasta algunos paisajes de Yaracuy. Grupos de guía siempre están al servicio para ofrecer a sus visitantes detalles de la obra, así como de la historia a la devoción de la Divina Pastora.

La Catedral. En 1636 se construyó su más importante templo religioso. No obstante, los embates de la naturaleza destruyeron ese esfuerzo en dos oportunidades. Pero en 1968 se culminó una nueva edificación que tiene reservada su presencia en el ámbito arquitectónico, ya que su exterior representa una flor boca abajo, acompañada de un campanario localizado a unos pocos metros, sobreviviente de una reconstrucción del templo en 1865. Este lugar, es el sitio de encuentro de los feligreses cada 14 de enero, día en que se venera a la Divina Pastora.

Jardín Botánico “El Cardenalito”. Con 1.500 metros cuadrados para pasear y alejarse del bullicio, este parque público se ubica en la entrada este de Barquisimeto. En sus senderos se aprecian rincones naturales rodeados de plantas, árboles y pequeños animales propios de la zona. Impresionan dos íconos regionales elaborados a gran escala: una inmensa vasija y un enorme cuatro (instrumento musical) que da cuenta de otro apelativo por el que se le conoce a este destino, la Ciudad Musical, el cual recibe desde el momento que se celebrara el Festival de la Voz de Oro y surgieran grandes cantantes venezolanos. Manifestaciones culturales como el Tamunangue y el Golpe Tocuyano han sido reconocidos como patrimonio.. Barquisimeto es también cuna de destacados músicos como Alirio Díaz, Gustavo Dudamel y Aquiles Machado. Allí la fabricación de instrumentos musicales sobresale por su calidad y cabe agregar que en el Conservatorio de Música Vicente Emilio Sojo se forman y moldean grandes talentos venezolanos.