Mundo

Trump revocará exigencias de seguridad al fracking impulsadas por Obama

La extracción de petróleo y gas mediante el fracking ha permitido a Estados Unidos vivir un boom de producción energética que ha ayudado al descenso del precio de los hidrocarburos

Petróleo

Foto: Referencial

Por EFE

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, revocará este viernes una norma que establece estándares medioambientales para la técnica de extracción de hidrocarburos conocida como fracturación hidráulica (fracking) en terrenos federales impulsada por el gobierno de Barack Obama en 2015.

"Esta norma es necesaria para evitar la carga innecesaria, requerimientos administrativos injustificados y costes de cumplimientos impuestos por la decisión de 2015 sobre el desarrollo de gas y petróleo", señaló la nota divulgada por la Oficina de Gestión de Suelos del Departamento del Interior que será publicada mañana en el Registro Federal.

Tras años de discusión el gobierno de Obama decidió en 2015 obligar a las compañías energéticas a cumplir con los estándares federales de seguridad en la construcción de pozos empleados para este técnica de extracción petrolera y de gas y hacer públicos los químicos empleados en el proceso.

No obstante la medida de Obama estaba bloqueada por decisión de un juez de Wyoming, que argumentó que el Departamento de Interior no tiene autoridad sobre la cuestión.

Ese nuevo procedimiento de extracción de hidrocarburos ha generado preocupación entre la población por el peligro de que provoquen la contaminación del agua potable, la emisión de gases tóxicos al aire e incluso temblores de tierra.

Gracias a la fracturación hidráulica, Estados Unidos ha vivido un boom de producción energética de petróleo y gas que ha ayudado al descenso del precio de los hidrocarburos.

Los productores estadounidenses de petróleo y gas han aplaudido la decisión de Trump, ya que era "excesivamente restrictiva y reforzaba la seguridad más que lo exigido por las leyes estatales", en palabras de Barry Russell, presidente de la Asociación de Productores de Petróleo de Estados Unidos, publicadas en un comunicado.

Frente a esta situación grupos medioambientalistas como el Centro de Diversidad Geológica han acusado al gobierno de Trump de poner "en peligro la salud pública y la vida silvestre al permitir que la industria del fracking pisotee las tierras públicas".

La decisión del gobierno de Trump, que se suma a otras similares de relajación de exigencias medioambientales, tiene como objetivo crear más empleos y reforzar la independencia energética del país, según ha indicado el propio mandatario.