Entretenimiento

Jessica Alba: No puedo no ser actriz

La artista, alejada por un tiempo de las pantallas, regresa este mes de septiembre con la serie L.A.'s Finest a través de AXN

ctv-rxr-alba
Por EFE

Puede que la vida haya llevado a Jessica Alba por otros rumbos que no imaginó, pero a pesar del gran éxito de su empresa, The Honest Company -que llegó a estar valorada en más de 1.700 millones de dólares-, la actriz asegura que sigue sintiendo pasión por la actuación.

"No siento que soy más una cosa u otra", confiesa la artista californiana (Pomona, 1981) al ser cuestionada por si a sus 38 años de edad se siente más empresaria o actriz. "No puedo no ser actriz porque es lo que siempre he sido, pero tampoco puedo deshacer el hecho de que he creado algo. Soy las dos cosas. Ambas son parte de mí", agregó.

The Honest Company es una exitosa empresa de productos ecológicos lanzada en 2012 para el cuidado de los bebés y la limpieza del hogar. Alba, en pleno apogeo de su carrera en Hollywood, decidió relegar la interpretación a un segundo plano para centrarse en su familia y el lanzamiento de la compañía.

"La pasión por la interpretación sigue ahí, pero ahora la entiendo de otra manera. Antes mi identidad se basaba por completo en mi carrera", declaró la actriz de Sin City (2005) y Fantastic Four (2005). "Ahora, en mi familia, mis amistades... He podido dedicarles tiempo, tener una vida personal y crear la empresa. Todo eso me ha permitido tener una mayor perspectiva del entretenimiento y de mi papel ahí. Mi pasión es más reflexiva ahora", señaló.

"Antes", continuó, "muchas de mis decisiones se debían a razones financieras. Ahora soy muy afortunada porque sigo manteniendo la pasión y el amor por contar las historias que me interesan".

L.A.'s Finest, que se estrenará en septiembre a través de AXN, es una serie derivada de Bad Boys (Will Smith y Martin Lawrence), en este caso protagonizada por Jessica Alba y Gabrielle Union, que retoma su personaje de Syd Burnett, un papel secundario en la segunda entrega de esa saga cinematográfica.

Burnett, reconvertida en agente de policía en Los Ángeles, hace frente al crimen junto a su compañera Nancy McKenna (Alba), una madre trabajadora con una historia compleja. Juntas emplearán las mismas armas que Smith y Lawrence (humor, acción y sexo) para enganchar al espectador, aunque con una óptima femenina.

"Se mantiene mucha de esa esencia", reconoció Alba. "La fórmula además respeta la dinámica de aquellos personajes (uno soltero, el otro casado), pero no sueles ver a dos mujeres en estos papeles de acción. Las aventuras de dos policías colegas las hemos visto muchas veces, pero no así. Esto es nuevo", añadió.

Tanto Alba como Union, que ejercen también como productoras ejecutivas, viajaron juntas a Madrid para presentar la serie, reconocieron haber disfrutado creando estos personajes "que no son perfectos".

"Están recorriendo la vida. No son personajes unidimensionales. Patean traseros, tienen mucha confianza en sí mismas y gastan bromas, pero también tienen momentos vulnerables y emotivos, como en la vida real, en los que no hay respuestas para todo", concedió Alba.

"Creo que nunca he podido reflejar en mi carrera a alguien tan real. Mis personajes no solían ser tan polifacéticos o dinámicos", aseveró la intérprete, que disfruta aquí de su segunda gran experiencia en una importante serie de televisión tras su participación, al comienzo de su carrera, en Dark Angel, creada por James Cameron.

"Esta experiencia me ha recordado lo largos que son los rodajes en televisión. Estoy muy agradecida de no haberlo hecho sola. Allí estaba sola en cada escena. Aquí comparto el protagonismo y el peso del trabajo. Es una gran diferencia", indicó Alba, que tiene tres hijos con el productor Cash Warren.

"No habría podido comprometerme con este rodaje sin que fuera una experiencia compartida", finalizó.