Entretenimiento

Esther Orjuela vivió entre el drama y la comedia

La protagonista de Leonor se despidió de la pantalla chica en 2016 con A puro corazón 

ctv-ukh-esther-orjuela-4

La artista de 61 años de edad estuvo recluida desde el 18 de septiembre en el Hospital Domingo Luciani

Por IVAN ZAMBRANO GIL

Disciplina, constancia y mucho estudio. Esa era la clave para ser un buen actor según Esther Orjuela. “No es solo salir a mostrar la cara; es llegar y mantenerse. En una etapa hay que demostrar lo que has hecho y por qué has llegado hasta allí”, dijo en 1991 la intérprete que falleció ayer en la madrugada víctima de un cáncer que le fue diagnosticado en 2015.

La artista de 61 años de edad estuvo recluida desde el 18 de septiembre en el Hospital Domingo Luciani de Caracas. Esta semana familiares y amigos estuvieron solicitando donantes de sangre tipo AB+.

Esther Judith Orjuela Guillén nació en Barquisimeto, estado Lara, el 24 de febrero de 1955. Comenzó a estudiar Medicina, pero a los dos años de estar cursando la carrera descubrió que quería dedicarse a la actuación, pasión que heredó a sus hijos: Gustavo y Nicolás Camacho. Este último participó en Corazón esmeralda. 

Esther Orjuela empezó a formarse en el teatro con montajes cómicos e infantiles. Debutó en la televisión con La fiera (1978). También actuó en Ligia Elena, La bruja, Julia, La heredera y Las amazonas. Su primer papel protagónico llegó en 1991, con la serie cómica Leonor que transmitió RCTV. “Esta es una experiencia maravillosa porque estoy haciendo comedia. Es el género que más me gusta, pues descanso entre tanto drama de la TV”, señaló entonces. 

Desde 1997 su nombre comenzó a repetirse en los créditos de las telenovelas de Laura Visconti. Su último trabajo en la pantalla chica fue A puro corazón (remake de A todo corazón), emitido por Televen entre 2015 y 2016. 

José Simón Escalona, vicepresidente de producción de RCTV, recuerda a Orjuela como una mujer solidaria: “La conocí durante los inicios de su carrera en la pantalla. No solo era una muy buena actriz, sino una gran compañera. Entre nosotros siempre hubo mucho aprecio y respeto”.