Entretenimiento

Pedro Borgo ganó el Premio Marco Antonio Ettedgui

En la ceremonia se entregaron menciones especiales a los actores y directores Aitor Aguirre, Fernando Azpúrua, Héctor Castro, Jennifer Morales y Lissy García

Pedro Borgo

 Pedro Borgo dirige actualmente Los ciegos de Maurice Maeterlinck

Por MARÍA ANGELINA CASTILLO

Reconocer, distinguir y estimular el trabajo escénico de los jóvenes creadores en el país ha sido siempre uno de los objetivos del Premio Marco Antonio Ettedgui, que entrega la Fundación Rajatabla desde hace casi tres décadas.

A pesar de que el teatro siempre ha sido un ejercicio de resistencia, con más beneficios emocionales que económicos, en la actualidad esto se ha recrudecido. Las dificultades abundan. Es por ello que estos galardones son además un espaldarazo para la búsqueda de nuevas alternativas creativas en la escena nacional y quienes forman parte de ella.

Cuando el galardón llega a su decimoctava edición estos planteamientos se refuerzan. Así lo reafirmó el jurado del certamen –que estaba integrado por Francis Rueda, Edgar Moreno Uribe, Luis Parada, Douglas Palumbo y Joaquín Lugo– al escoger a los ganadores, que fueron reconocidos ayer en la SalaRajatabla, que está ubicada entre Unearte y el Teatro Teresa Carreño.

En su edición 2016-2017 el ganador del Premio Marco Antonio Ettedgui fue Pedro Borgo. “Un representante de la nueva generación de creadores teatrales que ha surgido en los últimos años. Ganó con La escala humana el Festival de Nuevos Directores, en el que ya había participado con Historia del zoológico en su primera edición. Asumió el reto de llevar a feliz término el montaje Instrucciones para el manejo de las marionetas (…) Codirigió con Héctor Manrique Sangre en el diván, un éxito de público y de crítica. Reconocemos a un artista que todavía tiene mucho por mostrar”, señala el veredicto del jurado que fue leído antes de entregarle el galardón, el mismo que han recibido artistas como Antonio Delli, Martha Estrada, Elio Palencia, Melissa Wolf, Héctor Manrique, Basilio Álvarez, Vicente Albarracín y Oswaldo Maccio.

El Premio Marco Antonio Ettedgui de Honor se le otorgó a Verónica Arellano, cuya trayectoria ha estado ligada al Teatro San Martín y quien se ha presentado en montajes como Señorita y madameLíricaPurgatorio privado con aroma de café y El botiquín del centro. “Actúa y lo hace muy bien, canta estupendamente, se atreve con la escritura, la producción y la dirección”, fueron las palabras que exaltaron su labor.

El galardón internacional fue para el director venezolano Rennier Piñero, radicado en España y quien dirigió en la Sala Rajatabla la pieza Pan y los nadies.

Otros reconocimientos. En su búsqueda de alternativas creativas para el teatro venezolano, fueron entregadas cinco menciones especiales: Aitor Aguirre –joven que “pisa fuerte los escenarios y cuya versatilidad está a toda prueba”–, Fernando Azpúrua –dramaturgo ganador además del Premio Isaac Chocrón y cuyas obras se presentan en escenarios internacionales–, Héctor Castro –“su trabajo comprometido se pasea de la comedia al drama”–, Lissy García –“una actriz, dramaturga y directora que se ha destacado poco a poco por su labor”– y Jennifer Morales –“una trabajadora incansable, una militante impenitente del teatro, una mujer que dirige, actúa y produce cada semana”.