Entretenimiento

Un jurado reconoció la brillantez en la osadía escénica

Kevin Jorges ganó la cuarta edición del Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho Cultural, mientras qye Samuel Medina obtuvo el segundo lugar. Por primera vez se entregaron premios a actores noveles y consagrados

ctv-lbw-cara-de-fuego by-maria-laura-barrios
Por ABRAHAM SALAZAR

El ganador del primer lugar de la cuarta edición del Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho Cultural no estuvo presente en la premiación. No fue la diáspora ni el rechazo hacia el galardón lo que lo retuvo, sino su pasión por el quehacer teatral. Kevin Jorges forma parte del elenco del montaje Terror y miseria del Tercer Reich que se presenta por el aniversario 46 de la Fundación Rajatabla. El creador de 28 años de edad se encontraba en medio de una función cuando Solveig Hoogesteijn, jurado distinguido del certamen, lo nombró como acreedor del premio principal del concurso.

Al darse el anuncio, junto con la cineasta y directora general del Trasnocho Cultural también estuvieron Carolina Rincón, Javier Vidal, Andrés Rojas y Luis Parada, quienes integraron el jurado del certamen, que se decantó por el montaje de Jorges por “la brillantez en la utilización de los recursos escénicos”, como se lee en el veredicto final. El joven ganador del primer lugar escogió Cara de fuego, una pieza de teatro contemporáneo alemán, en la que se expone la compleja relación de una familia disfuncional y donde una mesa en el centro del escenario se transforma en varias murallas que marcan el hilo de incomunicación en el que se basa la historia.

“Desde que conoces el teatro, no puedes despegarte de él. Formar parte del festival es ser parte de la historia cultural de este país”, fueron las palabras que Jorges envió en un mensaje que fue leído en la ceremonia de premiación por la actriz Verónica Fagúndez, quien interpreta a la madre abnegada en Cara de fuego. Como premio, el montaje de la pieza tendrá dos temporadas: una de un mes en la Sala Plural del Trasnocho, que comienza este fin de semana, y luego otra en la sala La Viga del Centro Cultural Chacao.

 Samuel Medina, ganador del segundo lugar, también tendrá derecho a la doble temporada. La empresa perdona un momento de locura, escrita por Rodolfo Santana, fue el texto que el director de 29 años de edad escogió para su montaje. El protagonista, Djamil Jassir, recibió junto con Verónica Arellano, actriz que participó en La edad de la ciruela y Un corrío muy mentado, un galardón a los actores experimentados. Esta es la primera vez que se premian las actuaciones en el Festival de Jóvenes Directores, y no solo se galardonó la experiencia. Kathy Peralta y Andrés Moros fueron premiados por sus interpretaciones en las piezas La edad de la ciruela, dirigida por Jean Helmuth, y Cara de fuego, respectivamente.