Entretenimiento

Clásico del sur da inicio al Festival de Jóvenes Directores

Con La edad de la ciruela, Jean Helmuth propone un montaje lírico en el que nueve actrices deliberan sobre el paso del tiempo. El drama se presenta hasta el 28 de enero

Festival

PRENSA TRASNOCHO

El Festival se mantiene hasta el 11 de marzo

Jean Helmuth tomó un clásico de la dramaturgia latinoamericana y estructuró un montaje lírico cargado de referencias familiares universales. La edad de la ciruela, del argentino Arístides Vargas, es el texto que el director de 34 años de edad seleccionó para participar en el Festival de Jóvenes Directores.

Un frondoso árbol de ciruelas se yergue en medio del escenario de la sala de teatro. Debajo de sus ramas, de las que caen flores de color rosado, una larga mesa sitúa al drama en el centro de un hogar en el que vive un grupo de mujeres para las que el tiempo se detuvo. La lectura de una carta detona la acción dramática y las nueve actrices que participan en la pieza, en sus papeles de primas, hermanas, abuelas, tías o madres, deliberan sobre sus propias percepciones acerca del atroz paso del tiempo y de lo que pudo ser de sus vidas si hubiesen tomado decisiones diferentes.

“Por la edad de la ciruela se sabe si el jugo sirve para vino o para vinagre”, dice una matrona y deja percibir el sello distintivo de una familia que se divide entre caracteres dulces y amargos. Las mujeres que deciden irse de la casa anhelan más sonrisas que lágrimas, y las que se resisten a abandonar los recuerdos se duermen bajo el gran ciruelo del jardín. Manuelita Zelwer, Verónica Arellano, Prakriti Maduro, Ana Castelucci, Griselt Parra, Haydee Peña, Danysa Millán, Kathy Peralta y Vanessa Peralta dan vida a unos personajes cuyos sentimientos no son ajenos a los que experimenta el público que llena la sala.

Helmuth ofrece un montaje lleno de símbolos que invita a hacer elucubraciones sobre los sueños que habitan a sus personajes. Al ser egresado del Laboratorio Teatral Anna Julia Rojas y del Instituto Pedagógico de Caracas en la mención de Artes Escénicas, y con más de siete años de trayectoria como productor, el director sabe que en toda puesta en escena cada elemento cuenta una historia que potencia la trama.

“El texto está cargado de un lirismo único, lo que ayuda a mi propuesta surrealista”, dice Helmuth. “Estoy haciendo énfasis en las palabras de cada actriz para que tengan la emotividad necesaria y puedan evocar sentimientos complejos de añoranza”, indica el director de la propuesta que da inicio al evento. Las funciones del drama culminarán el próximo fin de semana en el Trasnocho Cultural, pero el festival acaparará la cartelera teatral hasta el 11 de marzo.