Sucesos

Venezuela es el séptimo país del mundo con más violencia extrema

La consultora británica Verisk Maplecroft indica que dado que Latinoamérica cuenta con 6 de las 13 naciones “extremas”, es la zona con mayor riesgo a la criminalidad

Violencia en Venezuela

La empresa líder en análisis de riesgo destacó que Venezuela es el cuarto país con más “violencia extrema” de Latinoamérica y el séptimo del mundo

Por EFE

En Latinoamérica el tráfico de drogas, los secuestros, las extorsiones y los robos han hecho que esta región sea una de las zonas más propensas a sufrir crímenes violentos en el mundo, según un informe de la consultora británica Verisk Maplecroft.

La empresa líder en análisis de riesgo destacó que Venezuela es el cuarto país con más “violencia extrema” de Latinoamérica y el séptimo del mundo. Guatemala, México y Honduras encabezan la lista. Por detrás de Venezuela sigue El Salvador, que ocupa la octava posición y Colombia, la decimosegunda.

Hace poco más de una semana, el primer índice internacional de seguridad y policía, que mide la eficiencia de los cuerpos policiales y el resultado en términos de seguridad ciudadana, realizado por la Asociación Internacional de Ciencias Policiales y el Instituto para la Economía y la Paz, posicionó a Venezuela en el peor lugar de los países latinoamericanos más inseguros, al ubicarlo en el puesto 119 de 127 que fueron evaluados.

En esta ocasión el informe de la firma británica señala que en algunas naciones de Centroamérica la principal causa de los altos niveles de criminalidad es el tráfico de drogas, que tiene un coste económico para la región de 200.000 millones de dólares al año.  “La presencia generalizada de traficantes ha causado uno de los más alto niveles de crímenes violentos del mundo, dado que los grupos luchan por el territorio y por controlar las rutas de transporte de drogas hacia los consumidores de las economías desarrolladas”, describe el documento. “Esos grupos, además, están involucrados en secuestros, extorsiones y robos”, agrega, y alerta de que esa situación incrementa el gasto de las empresas en seguridad y las tasas que deben pagar a las aseguradoras.

El reciente incremento en la producción de metanfetaminas en Centroamérica indica que los grupos están extendiendo sus redes de producción más allá de sus localizaciones tradicionales, como México y Estados Unidos, según el texto. El ratio de homicidios en México ascendió en 2015 a 17 por cada 100.000 habitantes, una “proporción abrumadora”, según la consultora que calcula el coste económico de la violencia en el país en cerca de 134.000 millones de dólares al año (125.000 millones de euros).

“Algunos países de Suramérica, como Venezuela y, en menor medida, Colombia, afrontan muchos de los mismos retos” que Centroamérica. Brasil, la principal economía de la región, ha registrado un progreso significativo al rebajar el crimen en algunas de sus ciudades (más importantes) en la última década”, destaca el informe. Aun así, se mantiene como el segundo mayor consumidor de cocaína en América y continúa siendo una ruta de tráfico para los narcóticos producidos en Perú, Bolivia y Paraguay.

La Cifra

200.000 millones de dólares reporta el tráfico de drogas en América Latina y es la principal causa de criminalidad en la región, pues esos grupos están involucrados en secuestros, extorsiones y robos