Sucesos

Robos en residencias se incrementaron 30% desde el año 2015

Delincuentes merodean a las víctimas y estudian sus rutinas. El uso de arma blanca se ha hecho común, porque supone menos riesgo y el fin último es someter a la persona o grupo familiar

ctv-stb-inseguridad
Por Rosibel Cristina González | rcgonzalez@el-nacional.com | @RosibelCGV

La delincuencia ha perfeccionado su modus operandi en los delitos de robo y hurto, lo que se conoce ahora como delitos con destreza, refieren organismos de seguridad.

El hampón cambió la modalidad de estos delitos cometidos en la calle para ahora irrumpir en las viviendas de sus posibles víctimas, tendencia que, de acuerdo con estudios realizados por el periodista e investigador en temas de criminalidad, Javier Ignacio Mayorca, las estadísticas extraoficiales reseñaban 25% de incremento, con respecto a otros delitos y modos de ejecución, para mediados del año 2015.

“De 2015 y hasta los primeros tres meses de este año, el reporte indica un incremento de 30%”, dijo.

“Desde hace varios meses, incluso desde el año pasado, uno se viene percatando de una tendencia que hay en la criminalidad violenta en las grandes ciudades y ciudades  intermedias: el delincuente intenta ganar acceso al entorno, bien sea sometiendo a la víctima o utilizando mecanismos de cerrajería. A veces en estos grupos incorporan cerrajeros que violentan los mecanismos de seguridad de las puertas y rejas y luego sorprenden a las personas durmiendo o en reuniones íntimas”, relata.

El también autor del blog Crímenes sin castigo indicó que una vez en el inmueble los delincuentes se apoderan de artículos electrónicos, teléfonos celulares, divisas, armas de fuego y hasta utilizan los vehículos de las propias víctimas para trasladar lo robado.

Explicó que las víctimas no son escogidas al azar, pues el delincuente merodea el sitio a pie y estudia de cerca la rutina de la persona.

En cuanto al tipo de armas indicó que el delincuente emplea con más frecuencia los objetos punzopenetrantes para evitar ruidos. “El delincuente ha mostrado una conducta muy racionalizada. Al usar armas blancas, sabe que la pena es menor, supone menos riesgo y al final obtiene los mismos resultados: someter a su víctima”.

También señaló que en Caracas y en el estado Zulia se han reportado casos en los ha habido víctimas que han sido sometidas sexualmente.

Tags