Sucesos

Hombre mató a su esposa y luego se suicidó

Uno de los vecinos relató que al escuchar los disparos corrió hacia la vivienda de las víctimas y vio al hombre apuntando a su hija

ctv-g9w-catia

El suceso conmocionó a los vecinos | Foto: Alexandra Blanco

Ayer en la madrugada un hombre le quitó la vida a su esposa, luego hirió a su hija y por último terminó suicidándose. El hecho ocurrió en la planta baja de una vivienda de dos pisos ubicada entre las calles Orinoco y Caribe de la urbanización Altavista, en Catia, parroquia Sucre, en el oeste de Caracas.

En medio de un supuesto drama pasional entre el victimario y su esposa, a las 6:00 am el habitante del segundo piso escuchó tres detonaciones provenientes de la casa inferior y corrió hasta allá para ver qué sucedía. Al llegar a la vivienda encontró en el pasillo a Norman Naranjo, de 49 años de edad, apuntando con un arma a su hija Kenesis Naranjo de 17 años de edad.

El vecino intentó persuadir al hombre para que liberara a la adolescente, pero Naranjo estaba fuera de sí. Disparó cuatro veces y un tiro alcanzó a su hija en el glúteo. Mientras el vecino rescataba a la mujer para llevarla al Hospital Periférico de Catia, el victimario ingresó a su vivienda y a los pocos minutos se escucharon dos detonaciones. Se presume que antes de dispararle a su hija, ya Naranjo había matado a su esposa, Scarlett Guánchez, de 48 años de edad, porque no se le escuchó gritar al momento de los disparos.

Vecinos de las víctimas indicaron que el esposo de Guánchez era un hombre tranquilo, buen vecino, y no era conocido como una persona violenta. Los conocidos de la pareja expresaron que desconocen las circunstancias que lo llevaron a atentar contra su familia.

Norman Naranjo y su esposa tenían 25 años de unión y dos hijos. Ambos eran voceros del consejo comunal de Altavista, y él se desempeñaba como escolta y taxista en el Hotel Alba Caracas.

También en la parroquia Sucre, en una vivienda de la calle Bolívar del sector Caño Amarillo, fue asesinada Luz Valeria Pérez González, de 16 años de edad, por su novio de 17 años de edad, de un tiro en el cuello. La adolescente era estudiante de cuarto año del liceo Ceferino Alegría, en Quinta Crespo. Dentro de la vivienda hallaron rastros de sangre de la víctima, que también presentó hematomas en el rostro.