Sucesos

Hallado muerto un comerciante en su vivienda en Propatria

Lo mataron de un golpe contundente en la cabeza. Entraron a su casa en busca de dinero y prendas

Homicidios

La última vez que los vecinos del sector La Haciendita de Boquerón, en Brisas de Propatria, vieron a Julio César Carrillo Pacheco, de 65 años de edad, fue el viernes 8 cuando fue a dar el pésame a un residente a quien se le murió un familiar.

El domingo a las 9:00 pm hallaron el cadáver en su habitación. Vestía pijama y tenía el control de la televisión en un bolsillo. El aparato estaba encendido.

Un sobrino de la víctima, que acudió al llamado de los vecinos que se preocuparon porque no la habían visto, halló el cuerpo, y una habitante del bloque que había sostenido una relación con Carrillo Pacheco fue quien avisó lo ocurrido a los familiares.

Leidy Hernández, sobrina de Carrillo Pacheco, dijo que su tío era padre de seis hijos, todos viven en el exterior a excepción de una niña que tiene 10 años de edad, que vivía con su padre, y que actualmente está en Colombia por las vacaciones escolares. El hombre tenía 10 años de haber enviudado

Julio César Carrillo Pacheco era nativo de Barranquilla y llevaba más de 30 años en el país. Trabajaba con dinero, prendas, obras pictóricas, tenía jeeps y conseguía repuestos para vehículos. Los investigadores del Cicpc que acudieron al levantamiento del cuerpo se llevaron una bola de cristal que hallaron en la casa, con el fin de establecer si con eso lo golpearon en la cabeza y le ocasionaron la muerte.

Parientes informaron que el jueves 7 a Carrillo Pacheco se le perdieron las llaves de la casa y dijeron que lo visitaban muchas mujeres. Recordaron que el viernes 8 la mujer que le hace la limpieza estuvo trabajando en la casa y que tenía siete meses prestando ese servicio.

El Cicpc hizo una inspección en busca de evidencias, entre estas rastros dactilares de las últimas personas que estuvieron en la vivienda. Inicialmente se presume que de la casa se llevaron dinero y prendas porque, aunque hay desorden en toda la residencia, no se observa la falta de electrodomésticos.

La averiguación inicial indica que la puerta de la casa no fue violentada por lo que se presume que la persona o personas que entraron tenían llaves o el dueño de la vivienda les abrió la puerta porque los conocía. Todos esos detalles se establecerían durante la pesquisa que inicio el Eje Oeste de la División contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.