Sucesos

Hacinamiento propicia fuga de presos de los calabozos

Las celdas de las policías municipales están fabricadas para albergar por un tiempo limitado de 96 horas y no para más de 10 personas

ctv-3eu-polica-de-carrizal

Calabozos de Policarrizal sufren de hacinamiento

Un operativo mixto de la Policía de Carrizal, en conjunto con la Policía de Miranda y la GNB, se activó en la Panamericana el domingo 12 en horas de la noche para dar con el paradero de tres privados de libertad fugados de los calabozos de Policarrizal a las 8:00 pm. Sin embargo, hasta ayer no han logrado recapturarlos.

Los evadidos fueron identificados como Frederick Villegas, de 20 años de edad; Arnaldo Vásquez, de 25 años de edad, y Carlos Colorado, de 26 años de edad, que presuntamente estaban presos por los delitos de robo agravado y secuestro.

Funcionarios de Policarrizal informaron que los delincuentes huyeron por el techo de la comandancia con ayuda de una supuesta complicidad externa, debido a que los tres hombres abandonaron la zona en un vehículo desconocido.

Humberto Prado, coordinador del Observatorio Venezolano de Prisiones, explicó que el actual problema de hacinamiento en los calabozos de las policías municipales se debe a la falta de cupos otorgados a esos cuerpos de seguridad. Un sistema penitenciario se compone de tres elementos: personal, infraestructura y presos. Los calabozos carecen de esos tres elementos aunque los tienen, porque están en una infraestructura, pero no una penitenciaria; un personal cuida a los privados de libertad, pero no uno cualificado y, aunque sean presos, 80% de ellos no tiene una sentencia firme, aseguró. El retardo procesal generado por la carencia de estos cupos es el principal elemento de la sobrepoblación, puntualizó. “Todas las reformas del sistema penal es para retroceder y no avanzar”, manifestó.

Prado señaló que en Policarrizal hay 3 calabozos, los cuales no pueden albergar más de 10 personas y por ello hay hacinamiento en sus celdas, por lo que esos calabozos sufren la misma situación que el resto de centros de detenciones preventivas y cárceles del país.

“Es una policía administrativa y como los demás organismos de este tipo ejercen funciones de una policía estadal cuando no están capacitadas para eso”, agregó. También señaló que hay un total desinterés por parte del gobierno en resolver este problema. “El responsable de todo este desastre es de quienes integran el Estado”, sentenció.