Sucesos

Detenidas dos personas por venta de osamentas

Los aprehendidos son un hombre y una mujer que eran integrantes de la banda que se dedicaba a negociar los huesos de sus víctimas

La Vega

Referencial

ARCHIVO

Dos nuevos arrestos practicaron funcionarios de la Subdelegación de La Vega de la policía judicial, en relación con la banda que asesinaba personas y luego de un tiempo la organización se encargaba de negociar las osamentas con las que se dedican a prácticas rituales.

Los aprehendidos son Noslen Alberto Velasco y Lobetsy Carolina Rodríguez González. El primer apresado fue Douglas Jesús Chiquito Vielma, de 19 años de edad, quien orientó a los funcionarios policiales para llegar al sitio donde habían sepultado cuatro cadáveres.

En esta oportunidad los investigadores lograron incautar seis restos humanos, entre estos dos cráneos que son las piezas más solicitadas para la realización de los ritos y las vendidos, en moneda nacional o extranjera, a un precio superior.

El director del Cicpc, Douglas Rico, anunció en una conferencia de prensa el desmantelamiento de la banda, que tuvo su origen en una pesquisa relacionada con la desaparición de cuatro hombres el 28 de febrero pasado. Así fue cómo llegaron a la parte alta del sector Los Pinos en el barrio San Miguel de La Vega, donde estaban sepultados los cadáveres. Primero hallaron uno de los restos humanos y luego los otros tres.

Las víctimas eran Jorvinson Josué Cisneros Meza, de 21 años de edad; Yorman Jesús Guerra Meza, de 27 años de edad; Luis Carlos Delgado, de 20 años de edad, y Pedro Antonio Barrios, de 25 años de edad. Dos de ellos fueron ultimados a tiros en un sector de Antímano y el otro en Montalbán. Los cuatro estaban presuntamente implicados en el doble homicidio de funcionarios de la Polinacional a quienes habían matado para robarles su arma de reglamento y otras pertenencias.

Uno de los integrantes de la organización murió en un enfrentamiento con funcionarios policiales y fue identificado como Juan José Morón Morales, alias Piolín. El jefe de la banda, Eredick Juelvis Reverón, de 25 años de dad, apodado el Fresa, así como otros dos, uno de apellido Colina Gómez, y Edward, alias el Ovejo, lograron escapar en el intercambio de disparos y están solicitados.