Sucesos

El delincuente ultimado tenía una granada en los genitales

Médicos de la emergencia del hospital Miguel Pérez Carreño paralizaron las actividades por medidas de seguridad

El delincuente ultimado tenía una granada en los genitales

Foto: RAUL ROMERO

Por Rosibel Cristina González | rcgonzalez@el-nacional.com

El servicio de la emergencia del hospital Miguel Pérez Carreño fue interrumpido ayer durante una hora, luego de que los médicos del área notaron que un cadáver ingresado por los policías tenía una granada de mano convencional tipo Stung F1, escondida en sus genitales.

El lugar fue acordonado por un contingente de funcionarios de la brigada antiexplosivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional para retirar el artefacto y, de acuerdo con versiones recabadas en el sitio, los especialistas paralizaron sus labores por medidas de seguridad. El servicio quedó restablecido a las 10:00 am.

Antecedentes

Por segundo día consecutivo, funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana, brigada antibandas, realizaron operativos en varios sectores de la parroquia Macarao. En el sector Santa Cruz resultó muerto ayer Antony Daniel “Mimilo”  Menecios, un delincuente solicitado por robo, homicidio y secuestro, e integrante de las bandas El Gordo Edward y Jean Luis que operan en toda la localidad, informaron fuentes adscritas al organismo policial. A Menecios se le incautó un revólver calibre 38 milímetros.

Los funcionarios no se percataron de que el hombre también llevaba consigo una granada que, según expertos en armas, es un modelo antiguo proveniente del bloque oriental integrado por países comunistas. 

El martes 8, a las 3:00 am, la FAES tomó los sectores Los Pinos, Las Torres y el bloque 20 de Kennedy, y durante el procedimiento fueron ultimados cinco delincuentes que fueron identificados como Brando Rafael “Brando” Sanoja Batista, requerido por el Juzgado 4° y 36° del área metropolitana de Caracas; Maikel Jesús “Gordo” Cumare Ávila; José Rafael “Joseíto” Arévalo Pérez; Carlos Eduardo “Roswailet” Pérez Sánchez y Ricardo “Ricardito” González Amundaray. En el sitio del suceso fueron incautados dos revólveres calibre 38 con seriales desbastados, dos pistolas calibre 9 milímetros y una escopeta calibre 16.

En horas de la tarde, los delincuentes publicaron un video a través de las redes sociales en el que amenazaban a los residentes y advertían con repeler la acción contra policías, en venganza por la muerte de los cinco hombres lo que originó el segundo operativo de la FAES en el sector.