Sucesos

Lo buscaron 20 días y lo hallaron en la morgue

José Luis Rodríguez Vallenilla desapareció el 23 de agosto luego de hablar con un amigo en El Cementerio

Morgue de Bello Monte

Foto: referencial

Funcionarios del Consulado de Chile acudieron a la morgue de Bello Monte para agilizar la entrega del cadáver de Farías Quintanilla

Por Sandra Guerrero

La familia de José Luis Rodríguez Vallenilla, de 40 años de edad, estuvo 20 días buscándolo en hospitales y en la morgue de Bello Monte, y siempre obtenía la misma respuesta: “Aquí no ha sido ingresado”.

El lunes en la tarde concluyó el viacrucis cuando recibieron una llamada de la Subdelegación del Cicpc de El Paraíso, en las que les comunicaron que fueran a esa unidad a retirar las pertenencias de Rodríguez Vallenilla, quien era padre de siete hijos, era el mayor de tres hermanos, y trabajaba como ensamblador y motorizado de una venta de repuestos en la redoma de La India, en El Paraíso.

Rodríguez Vallenilla había desaparecido el 23 de agosto; luego de hablar con un amigo en El Cementerio, se dirigía a su vivienda, en San Antonio de El Valle, cuando detrás de la iglesia La Milagrosa, en Prado de María, le dispararon a la cabeza y cayó junto con su moto Empire Horse II.

Al no llegar a su casa comenzó la búsqueda. Siete veces fueron los familiares a la morgue, también a hospitales y cuerpos policiales. El sábado 8 una prima de Rodríguez Vallenilla recibió información por Facebook de una persona que fue testigo cuando al motorizado le dispararon esa noche.

Al recibir la llamada del Cicpc de El Paraíso, los parientes se dirigieron a esa unidad donde les entregaron el carnet de la patria, una constancia de discapacidad de la víctima, así como un envase de aceite de comer y una panela de jabón azul que llevaba. La moto está en Tránsito Terrestre.

Extraoficialmente se conoció que en la morgue de Bello Monte se perdió el protocolo de autopsia que se elabora a cada cadáver ingresado y por ese motivo no hallaban el cuerpo.

Dionisia Vilera, viuda, dio gracias a Dios porque terminó la angustia de la familia. “En 20 días nos convertimos en detectives”, dijo, y sugirió que los parientes de víctimas deben recibir una respuesta inmediata.

Tags