Sociedad

UCV, patrimonio olvidado en la oscuridad de la crisis

En los últimos años, los diferentes dirigentes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) han denunciado en reiteradas ocasiones el deterioro de la infraestructura del recinto universitario. La casa que vence las sombras es un patrimonio que sin importar las dificultades aún no pierde su valor cultural

Por Gabriela Galíndez | @GabaGalíndez | Video: José Daniel Ramos

En los salones de la Universidad Central de Venezuela reina el conocimiento y las ganas de "echar pa'lante", de seguir apostando al país. La grandeza de la UCV es soñada por muchos pero alcanzada por pocos. Los pasillos se encuentran desolados, las facultades cuentan solo con la luz natural y los edificios del recinto universitario muestran falta de mantenimiento.

El deterioro de la casa que vence las sombras, como muchos la conocen, evidencia la falta de presupuesto que enfrentan las universidades públicas del país. Los mosaicos que se encuentran en los pasillos están, en su mayoría, destruidos.

Desde su fundación, el 22 de diciembre de 1721, se ha caracterizado por el arte que se encuentra en sus instalaciones. Pero ahora, en la infraestructura se observan filtraciones, las lámparas de las caminerías no sirven, los salones tienen pocos pupitres, las puertas están dañadas y los baños presentan pobres condiciones sanitarias.

La UCV está en el olvido de muchos, pero en el corazón de tantos otros. Este Patrimonio de la Humanidad muestra un decaimiento muy parecido al del país que lo alberga; sin embargo, sus estudiantes siguen apoyando y queriendo a su casa de estudios.

"El deterioro de la infraestructura es un problema que nos ha afectado muchísimo (...) todo se está cayendo. Las cerámicas de los pisos de la escuela Luis Razetti (facultad de Medicina) ya no están, un salón se encuentra clausurado porque el techo se encuentra en riesgo de que se caiga", señaló Nayra Correa, estudiante de Medicina y secretaria de cultura de la Federación de Centros Universitarios (FCU).

Explicó que los estudiantes tuvieron que buscar en diferentes facultades para recibir clases porque no podían hacerlo en las instalaciones de su respectiva escuela. "Perdimos varias semanas de clases porque se tenían que reprogramar todas las que se habían perdido".

Quienes hacen su vida universitaria en la UCV lo hacen con la expectativa de recorrer su camino hacia el mundo profesional. Sin embargo, el recinto universitario se encuentra sumergido en un espacio de carencias y angustias, producto de la crisis que atraviesa el país. La inseguridad se alimenta de quienes pasan sus días en sus aulas y pasillos: los vigilantes de los diferentes espacios recomiendan no sacar las pertenencias de valor por los altos índices de robos dentro del campus universitario. Diferentes facultades se encuentran privadas del servicio eléctrico, debido a los robos de los cables

La secretaria de cultura de la FCU apuntó que la responsabilidad del deterioro de las instalaciones de la universidad es conjunta entre el gobierno de Nicolás Maduro y las autoridades universitarias, sumado al poco cuidado por parte de los estudiantes.

"Para nadie es un secreto que la UCV está mantenida por el Estado y que son ellos los que deben enviar los recursos para que la infraestructura se mantenga. Además, las autoridades de la universidad no se han abocado a llevar la lucha en conjunto con los estudiantes que hemos tratado de reclamar la situación; ellos no han apoyado lo suficiente", dijo a El Nacional Web. 

Por otro lado, Milagros Pinto, egresada de la escuela de Contaduría, expresó que la situación de la UCV es desalentadora para los estudiantes y profesores que todavía se encuentran allí.

"Es una situación bastante triste y lamentable. Si tomamos en cuenta que es una casa formadora de profesionales, es muy triste saber que hay facultades en las que los laboratorios o escuelas están inoperantes. Hace un mes tuve la oportunidad de estar en la universidad y pude ver de primera mano el estado en el que se encuentra", expresó.

El gobierno nacional ha intentado esconder la inmensidad de la ciudad universitaria, bajando los recursos o simplemente deteniéndolos por completo. La mayoría de los funcionarios del Estado cursaron sus estudios de pregrado en la UCV; sin embargo, su poco sentido de pertenencia con la casa de estudio los hace ajenos a la situación.

“Todo el gabinete se formó en la Universidad Central, como Elías Jaua o Héctor Rodríguez. Siento que debería dolerles como nos duele a los que estamos estudiando ahí, ver la universidad cayéndose y ellos preocupados más por mantener el poder en lugar de hacer el bien”, expresó Nayra Correa.

Señaló que el gobierno no ha suministrado los recursos y que si ellos estuvieran en su posición, no aceptarían las condiciones de la infraestructura. “Esto es un mensaje a la reflexión, porqué ellos no están haciendo algo cuando pasaron por los mismos pasillos que nosotros”.

En los pasillos se escuchan los susurros de los estudiantes. Muchos critican la situación de su alma mater y la comparan con lo que atraviesa el país en la actualidad. Hacen referencia a que la UCV es un reflejo pequeño de Venezuela.

“Yo creo que la universidad es un reflejo del país que tenemos ahorita y no solo en la parte mala. Creo que nosotros hemos aprendido a adaptarnos a todas las circunstancias adversas que se nos presentan, hemos aprendido a continuar (…) hay que remarcar que todavía hay personas que seguimos trabajando por recuperar lo que queremos”, reiteró Correa.

El cambió es inevitable

Pasan los años y quienes estudiaron en la UCV esperan que su enorme legado continúe de la misma manera que 20 años atrás. La universidad construida por Carlos Raúl Villanueva es un patrimonio olvidado, pero los profesores mantienen el pie de lucha para seguir formando jóvenes, para construir el país y no destruirlo.

“Desde que me gradué, mi amada UCV ha cambiado, está duramente golpeada como lo están las universidades públicas en general y el país. Veo que se ha venido a menos, pero también la veo luchando por mantenerse y espero que entre esos profesores que siguen dando la pelea y el espíritu de los estudiantes no se pierda la universidad”, expresó Milagros Pinto, con nostalgia de lo que fue su alma mater.

Agregó que sin duda la calidad educativa se mantiene en el tiempo, a pesar de percibir bajos salarios los docentes mantienen su vocación incansable para dar los conocimientos necesarios a la siguiente generación.

La UCV no solo se trata de sus paredes y sus salones, se trata de esa lucha por vencer las sombras de la ignorancia. En los últimos años los diferentes representantes estudiantiles de las diversas escuelas y facultades han denunciado el estado de la casa de estudio. Sin embargo, con la poca respuesta de las autoridades la situación empeora cada vez más: los baños de las facultades se encuentran en condiciones insalubres, las puertas de los cubículos están en el piso, algunos inodoros con bolsas encima para que no sean utilizados, los lavamanos sin tuberías producto de los constantes robos; la universidad cambió ante los ojos de la sociedad y tiene poca esperanza de su recuperación.

Foto: José Daniel Ramos

Sentir ucevista, bandera de pertenencia

Quienes estudian en la Universidad Central de Venezuela expresan su cariño y respeto por ella en cada lugar. Muchos de los estudiantes caminan por las calles de Caracas con camisas representativas de la casa de estudios. Preguntar en el medio de la calle si hay algún ucevista genera un grito enorme y representativo “U-U-UCV”, “viva la u”.

“Para mí la UCV significa oportunidad, oportunidad de formarse en lo que se desea, lo que le apasiona. Para mí la UCV es cultura y diversidad porque dentro de ella te puedes conseguir cualquier tipo de persona y en cada espacio distinto puedes ver de todo”, contó Correa a El Nacional Web.

Para Milagros Pinto, la Central forma parte fundamental de su vida, no solo por haberla formado como profesional sino también por ser parte de su camino hacia la madurez. “En esos años que estás ahí, esos cinco o seis años, te hacen madurar muchísimo, son muchas vivencias, haces familia porque los amigos de la universidad se convierten en eso”.

Contó que siempre lleva en su mente y corazón su paso por la UCV, que a sus hijas les dice que conozcan los pasillos por los cuales ella se formó como persona y profesional. “No puedes pasar por ella sin que ella pase por ti”.

Por otro lado, Nayra expresa que el sentimiento de los estudiantes con la universidad nace de la historia que tienen sus pasillos, la historia de saber todos los personajes históricos que pasaron por ella que lograron sacar, en su momento, al país adelante. “Ese es el sentimiento, el hecho de pensar que nosotros como estudiantes vamos a poder ser esos personajes venezolanos que puedan ayudar a que el país salga adelante”

La estudiante de Medicina indicó que si todos los estudiantes se preocuparan por reclamar lo que es de ellos, la universidad podría mejor. Su paso por la UCV ha sido sin duda una montaña de emociones: durante 2017 participó en todas las protestas antigubernamentales y con la misma fuerza y convicción ha exigido reivindicaciones dentro de su casa de estudio.

“Creo que si tuviese la oportunidad de cambiar algo en la universidad sería la apatía estudiantil. La apatía hace que todos se quejen y no hagan algo más (…) lamentablemente los estudiantes sólo critican”, apuntó.

La Universidad Central de Venezuela se ha caracterizado, como muchas otras universidades, por su lucha contra la ignorancia. Las sombras hacen referencia a la falta de conocimiento de las personas, es una casa que nutre intelectualmente y espiritualmente, llena de vivencias positivas y negativas. La ciudad universitaria es un Patrimonio de la Humanidad descuidado por la mala gestión del gobierno nacional y de las autoridades. Sin embargo, el amor de sus estudiantes y profesores no se derrumba ni se fractura.