Sociedad

TSJ redefine el concepto de la familia venezolana

El fallo pone fin a la lucha legal de Migdelis Miranda sobre los derechos de su hijo después de la muerte de su esposa 

TSJ

Cortesía

La solicitud debió haber sido aprobada ante el Poder Legislativo 

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia emitió una sentencia que interpreta el artículo Nº 75 de la Constitución y establece que la jefatura de las familias pueden ejercerlas parejas homoparentales y, por ende, "el Estado brindará protección sin distinción a la forma de conformación de la familia".

El fallo, al admitir el amparo, pone fin a la lucha que emprendió Migdelis Miranda Rondón por los derechos de su hijo, luego de que su esposa Ginyveth Soto Quinta fue asesinada en un hecho violento en 2014. Ambas concibieron al niño a través de inseminación in vitro luego de casarse en Argentina.

El 16 de diciembre de 2014 Miranda solicitó que a su hijo le fueran reconocidos los apellidos de sus madres, ya que no tenía nacionalidad venezolana y no podía acceder a la herencia de Soto.

El abogado de Miranda, José Manuel Simons, explicó que la sentencia tiene carácter vinculante, lo que significa que es de obligatorio cumplimiento por todos los órganos del poder público. Añadió que, sin embargo, el fallo "no especifica si cualquier persona puede ir al registro a presentar al hijo que tuvieron por fertilización asistida". Explicó que para establecer que un niño o niña nacido a través de este procedimiento es hijo de una pareja del mismo sexo se debe solicitar que un tribunal lo declare en forma expresa.

Simons dijo que dependiendo de las distintas vías de procreación existen recursos para que una pareja compruebe o demuestre que el niño es su hijo.

"Por ejemplo, dos mujeres que tuvieron a su hijo por fertilización asistida mediante ovodonación pueden ir a un tribunal y pedir que este declare que ambas son madres presentando pruebas clínicas. También existe la opción de llevar testigos que afirmen que las personas son pareja y estaban juntos al momento de la procreación", dijo.

En el caso de una pareja homoparental que tuvo a su bebé a través de fecundación in vitro o un vientre subrogado, podrían llevar a la madre gestora y que esta declare su voluntad de ser la portadora de un niño que quieren tener otras dos personas.

El TSJ avaló la presentación del hijo de Migdelis Miranda Rondón y Ginyveth Soto Quinta con los dos primeros apellidos de ambas mujeres. Además se reconoció la nacionalidad venezolana del niño y se ordenó al Seniat incluirlo en la declaración sucesoral para la obtención de los bienes heredados de Soto.

Tamara Adrián, diputada a la AN, indicó que el fallo es "un paso que se debe reconocer" y que por ser vinculante "debería aplicarse a casos análogos, de manera directa ante el registrador. Debería ser aplicable a cualquier otro caso similar".

La parlamentaria indicó que conoce de manera directa entre 30 y 40 casos de familias que están en situaciones similares de desprotección en materia de derechos a sus hijos.