Sociedad

Sebin presentó evidencia dudosa en caso en contra de Roberto Marrero

La defensa alega que los funcionarios plantaron las armas y que el informe presentado a la jueza es un hecho posterior a su detención

Roberto Marrero

Foto: Referencial

Por El Nacional

El 21 de marzo, ocho agentes de inteligencia ingresaron en la casa de Roberto Marrero, jefe del despacho del gobierno interino de Venezuela, y se lo llevaron detenido.

En informes judiciales que obtuvo la agencia Reuters se explica que los agentes encontraron dos rifles, una granada, 2.406 dólares y 1.360 euros en efectivo, y varios teléfonos celulares. Según el funcionario del Sebin, quien fue identificado como Noel Farreras, Marrero había contrabandeado armas y explosivos desde Colombia.

Sin embargo, los informes se contradicen. Sugieren que la evidencia de las redes sociales se improvisó después del operativo policial. Un juez otorgó la orden para buscar armas y se basó en la palabra de un solo agente del Sebin que nunca explicó ninguna evidencia de contrabando en la solicitud de revisar la casa.

El informe incluye una captura de pantalla de una búsqueda en Google con los términos “Roberto Marrero Instagram”, de la cual los agentes dijeron que se realizó a las 8:37 a. m. del 15 de marzo, pero, en realidad, se hizo al menos seis días después.

Joel García, abogado defensor de Marrero, declaró que el tribunal que lleva la causa no le había permitido revisar el archivo. "Es evidente que el informe es un hecho posterior a su detención, y no anterior”, aseguró.

Reuters detalla que otra búsqueda en la web citada en el informe del 15 de marzo comprende un video que Marrero no publicó en Instagram hasta el 18 de marzo, según la fecha indicada en la plataforma de redes sociales. El video muestra a Carlos Vecchio retirando de la pared una fotografía enmarcada de Nicolás Maduro y que estaba colgaba en la oficina del agregado militar venezolano en Washington, Estados Unidos.

En el informe se indica, además, que los agentes del Sebin les pidieron a dos personas que se encontraban en un puesto de perros calientes en Las Mercedes, municipio Baruta, del estado Miranda, para que les sirvieran de testigos en el allanamiento. Los funcionarios de inteligencia ocultaron la identidad de estas personas.

Joel García dijo que su cliente había estado en Colombia en febrero para ayudar a coordinar el esfuerzo de enviar ayuda humanitaria a Venezuela desde el extranjero y que ingresara a través de la frontera.

Marrero permanece detenido en la sede del Sebin en Caracas. Fue imputado por traición, conspiración y ocultamiento de armas y explosivos. Una condena podría significar hasta 30 años de prisión.

Con información de Reuters