Sociedad

Piden resguardo a la vida por razones humanitarias

Frontera con Colombia

Foto: EFE

Foto: EFE

Por Omarela De Pablos odeplablos@el-nacional.com | Marielba Núñez mnunez@el-nacional.com

Las solicitudes de asilo se convirtieron en un trámite al que decidieron acogerse miles de venezolanos en los últimos años. Sin embargo, al contrario de lo que podría pensarse, la persecución por razones políticas no es el único motivo por el cual los ciudadanos deciden iniciar la petición de ese estatus: la escasez de alimentos y medicamentos, así  como la inseguridad, se cuentan también entre las razones

M. T. (iniciales ficticias a petición del entrevistado), un hombre de 40 años de edad que padece de VIH. Decidió abandonar el país para salvar su vida, pues conseguir las medicinas que debe tomar para mantener la salud se había convertido en un calvario. El camino que se vio obligado a tomar lo llevó a Valencia, España, donde ahora tramita asilo por razones humanitarias. “Sentía que de alguna manera el gobierno estaba atentando contra mi vida al no permitirme encontrar o adquirir los medicamentos por mi cuenta. Sencillamente tenía dos opciones: me quedaba a esperar y morir, o me iba a otro país donde los pudieras conseguir”, dice. Adquirir el tratamiento por su cuenta no era una opción viable. “Obviamente, cobraban en dólares y como ganaba en bolívares era imposible”, añadió.

En 2017 acumuló dos meses y medio sin recibir los antirretrovirales para el tratamiento, que por ley debería proveer el Ministerio de Salud. “Sentía  mucha tensión, estaba hasta paranoico porque no sabía si los medicamentos iban a llegar, si me los iban a dar, o si ya después de haber tenido mes y medio sin recibirlos, el tratamiento me iba a servir. Además, sentía que era maltratado cuando tenía que preguntar si iban a entregar los antirretrovirales o en qué fecha los iban a dar”. Esa situación bastó para que decidiera salir precipitadamente de Venezuela. Vendió sus pertenencias, y con un dinero que tenía ahorrado llegó al país europeo en agosto.

El tiempo que estuvo sin medicamentos le acarreó a M. T. una desestabilización en su organismo, pero actualmente, con el apoyo médico que le ha brindado el gobierno español, se está recuperando, afirma. Sin embargo, su petición de asilo aún debe esperar una respuesta.

Salvador Pimentel, abogado venezolano que dirige la ONG española Liga Pro Derechos Humanos, que asiste el caso de M. T., manifiesta que 40% de los venezolanos que asesoran en sus solicitudes de refugio padecen condiciones de salud crónicas, entre ellas hipertensión y diabetes.

“Es indudable que la grave crisis de derechos humanos en Venezuela, que incluye violaciones del derecho a la salud y a la alimentación, ha empujado a muchas personas a irse del país y buscar protección en otros”, indica Carolina Jiménez, directora adjunta de Investigación de Amnistía Internacional para las Américas.

Sin diferencias

El experto en refugio William Gil D’Avolio explica que en España no existe diferencia entre asilo político y humanitario. Simplemente se pide protección internacional. Para adquirirla, el solicitante puede acogerse a dos modalidades, una de ellas por motivo de persecución personal en el país de origen, porque pertenece a un grupo discriminado por razones religiosas, de militancia política, de género, raza, orientación sexual o profesión. En ese caso se debe demostrar que la vida y los derechos humanos de la persona están en peligro de ser vulnerados. Por otra parte está la protección subsidiaria. Esta categoría  permite que el ciudadano opte por el refugio si se encuentra en riesgo debido a conflictos bélicos o crisis humanitaria en su país natal.  

Gil D’Avolio indica que el solicitante no escoge la modalidad, sino que debe exponer las razones por las cuales opta por la protección internacional, y la Comisión Interministerial decide por cuál motivo otorgarla. Una vez que la persona está en España y desea hacer este trámite debe solicitar una entrevista, en la que se deben alegar muy bien las causas por las cuales requiere el asilo. Luego entra a una primera fase de admisión de un mes, en el que se estudia el caso. Culminada esta etapa, se admite el trámite y entonces comienza la espera para recibir respuesta.

Por otra parte, la Ley de Extranjería de España establece que se puede solicitar residencia por circunstancias excepcionales, y en ese caso podrían alegarse razones humanitarias. A diferencia de la protección internacional, que da un permiso de cinco años, en este caso se permite la permanencia por un año con la opción de renovación.  Según Gil D’Avolio los países de la Unión Europea, que deben obedecer las mismas directivas, coinciden en algunos aspectos en lo que respecta a las solicitudes de asilo, pero las políticas para otorgar el estatuto de refugiado se ajustan a las leyes de cada país.

La experta en migraciones de la USB Claudia Vargas señala que las solicitudes de asilo humanitario, e incluso político, “son un proceso muy complejo porque tienes que demostrar que estás corriendo un riesgo, que saliste del país por una razón de peso”. Pese a que internacionalmente se ha reconocido la crisis de Venezuela, el hecho de que no esté en un conflicto declarado dificulta que se conceda ese estatus.

Pimentel indica que en España el año  2017 cerró con 91% de negativas a connacionales que pidieron ese estatus. “Es sumamente complicado el procedimiento de asilo porque a pesar de que no hay deportaciones ni cárceles para inmigrantes, y además hay un excelente programa gubernamental para suministrarle vivienda a todo aquel que está en situación de calle, que muchas veces los venezolanos llegan a esa condición, las solicitudes de asilo las están negando masivamente” manifestó.

La situación en otros países es similar. “En Brasil solo se le ha dado refugio a 13 venezolanos, es una cosa irrisoria porque existen parámetros internacionales que deberían ser reconocidos”, apunta Vargas.

Una venezolana de 22 años de edad que tramita el estatuto de refugiado en México, asegura que debido a la gran cantidad de personas que formulan la misma solicitud el proceso es muy lento. Lleva cinco meses en el país y aún no obtiene la cita para la entrevista. Por su parte, M. T.  si bien ya tramitó formalmente el asilo debe esperar entre uno y dos años para obtener una respuesta.

Pimentel opina que así como España reconoce de manera abierta la crisis humanitaria en Venezuela, debería reconocer a los venezolanos como refugiados. Estas medidas las debería acoger también todo país que denuncie la situación en Venezuela. Gil D’Avolio espera que se produzca un cambio: “La situación de 2016 no es la misma de ahora, cada vez hay más casos nuevos, y como no se resuelven los anteriores es probable que a finales de este año o a mediados se empiece a dar  protección subsidiaria o por otras vías”.


Entre las restricciones y la asistencia

Colombia

Centros especiales

El 8 de febrero el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció medidas especiales para atender a los migrantes venezolanos. En conjunto con la Organización de Naciones Unidas se dio luz verde a la instalación de centros especiales en los puntos álgidos de la frontera, con capacidad para albergar a 2.000 personas. Asimismo, se creó el Grupo Especial Migratorio, cuyo trabajo es reforzar la seguridad y prevenir alteraciones del orden público. También ordenó detener los registros para solicitar la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, que se expedía desde mayo de 2017.

Brasil

Recursos federales

El presidente Michel Temer informó, luego de una reunión de gabinete el miércoles, que se creará un comité especial, bajo el control de las Fuerzas Armadas, que recibirá recursos federales para atender la crisis humanitaria generada por la llegada de miles de venezolanos al estado de Roraima. El ministro de Seguridad Institucional de Brasil, Sergio Etchegoyen, denunció que el éxodo es provocado por el hambre. Igualmente se anunció la expedición de un documento de identidad provisional para aquellos que estén solicitando refugio.

Argentina

Facilitan trámites

Tres resoluciones fueron publicadas por el Ministerio de Educación de Argentina con el objeto de dar un tratamiento preferencial a los venezolanos que realicen trámites administrativos de reconocimiento de estudios, que incluirán tanto los grados que se hayan obtenido como los que estén incompletos. De esa manera el único trámite que deben cumplir quienes desean ingresar a las instituciones educativas de ese país es un examen de conocimientos. Un total de 31.167 permisos de residencia se concedieron a venezolanos en 2017.  

Estados Unidos

Control sobre solicitudes

Desde el 29 de enero el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos puso en marcha una decisión según la cual se fijarán más temprano las entrevistas para las solicitudes de asilo presentadas por venezolanos que hayan llegado recientemente a ese país, en lugar de hacerlo con las más antiguas. La medida impediría que quienes están en trámites para lograr ese estatus puedan acceder a un permiso de trabajo. La agencia advirtió que buscaba contrarrestar el fraude.