Sociedad

Madre indignada destruyó los teléfonos de sus hijos con una escopeta