Sociedad

El IVSS no abre cupos en residencias asistenciales desde hace un año

El presidente del organismo, Carlos Rotondaro, aseguró que se limitó el ingreso para evitar que “los familiares abandonen a los pacientes en estos centros”

ctv-dkf-full 1334770e6

El 15 de junio se celebra el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Hoy también se cumple un año desde que se suspendió el ingreso de beneficiarios del Seguro Social a residencias socio-asistenciales que reciben subsidio del Estado, denunció la Asociación de Clínicas Privadas con convenios con el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

Álvaro Villegas, presidente de Asoclinap, señaló que estas organizaciones (que incluyen unidades psiquiátricas, para pacientes farmacodependientes, custodiables y personas que viven con HIV), fueron notificadas de esta decisión por correo electrónico hace un año.

La comunicación fue escueta y alegaba que la suspensión de órdenes de hospitalización se debía a “la situación presupuestaria”. El documento fue firmado por la jefe de la División de Clínicas, Yoilette Briceño.

En el país hay 76 organizaciones de esta clase, en su mayoría son geriátricos y psicogeriátrico, que aportan al Seguro Social 5.200 camas para estos pacientes. Villegas, que también es director de la clínica Santa María, en Los Chorros, dijo que desde el año pasado 5 residencias cerraron sus puertas por dificultades económicas, entre ellas 3 hogares para personas mayores.

Explicó que, de acuerdo con los convenios con el IVSS, los centros tienen un número de cupos que se destinan a usuarios que ellos remiten y por los que pagan un monto por día que es parte del presupuesto de cada institución. “He conversado con las residencias y en este momento la mayoría tiene un déficit de entre 10 y 30 camas que correspondían a los asegurados que no han vuelto a ocuparse”, dijo.

“Cuando un paciente en una de estas residencias socioasistenciales fallece o se retira porque mejoró su condición, quedan unos cupos que no se están aprovechando y, por consiguiente, se deja de percibir un ingreso que le permite a la institución mantenerse, pagar al personal o el alquiler de la casa, por ejemplo. Esto obliga a un cierre técnico”, añadió.

Carlos Rotondaro, presidente del IVSS, al ser consultado por El Nacional sobre el tema indicó que el programa no estaba paralizado, sino que fue “limitado”. Explicó que se tomó la decisión para combatir una “práctica poco humana”.

“El familiar abandonaba al paciente en las unidades, lo cual nos generaba problemas y es que a veces para algunas personas es mucho más cómodo dejar al paciente en una unidad y olvidarse de él. La decisión implicó elaborar normas para establecer la responsabilidad del familiar y que este se comprometa a la atención del paciente, así como el compromiso para que las clínicas garanticen el tratamiento en función del servicio que debe hacerse”, dijo Rotondaro.

Asoclinap solicitó una audiencia con el IVSS para discutir la situación, pero afirman que no han sido atendidos.


El Dato

Álvaro Villegas, presidente de Asoclinap, afirmó que el reto para quienes gerencian en estos tiempos un centro de cuidado para personas mayores está en conseguir la alimentación adecuada, los medicamentos e insumos, como pañales para adultos. Carlos Rotondaro, director del IVSS, afirmó que en el último año han ingresado entre 30 y 40 pacientes a esas residencias socio-asistenciales. El aporte por día de atención que da el gobierno a cada residencia por cada asegurado es de 14.708,91 bolívares.

Tags