Sociedad

La Iglesia Católica tiende puentes de solidaridad

Presentaron un proyecto en el Vaticano y se llama Puentes de Solidaridad. Participan los episcopados de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay y Argentina

Vaticano

Archivo

Foto: Referencial

Por MARINELLYS TREMAMUNNO

La Iglesia Católica suramericana da un paso adelante en la atención de los cientos de migrantes que escapan de la crisis en Venezuela. El proyecto fue presentado en el Vaticano y se llama “Puentes de Solidaridad”. Participan los episcopados de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay y Argentina, con un aporte inicial del Vaticano de 800.000 dólares, que serán distribuidos en 2 años.

El programa fue expuesto por el padre Arturo Sosa, superior general de los Jesuitas. Estuvo presente el padre Fabio Baggio, subsecretario del ministerio que en la Santa Sede se ocupa de las migraciones, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

El plan incluye la creación de centros de servicios y albergues para migrantes vulnerables, asistencia en temas de vivienda, búsqueda de trabajo e inclusión social y facilitación de acceso a servicios de educación y salud, además de campañas de sensibilización.

Sosa explicó que se garantizará información, “que la gente que sale pueda saber qué hacer y dónde llegar, a quién tiene que dirigirse”; y una primera atención humana: “comida, ropa, dónde dormir, dónde darse un baño, alguna ayuda para moverse si necesita hacer trámites, información sobre las condiciones legales de cada país y quién puede acceder a tener un permiso de estabilidad y quién no, fuentes de trabajo”.

Afirmó que la coordinación está a cargo de la sección de Migración de la Conferencia Episcopal de Argentina y espera que se incorporen conferencias episcopales de otras naciones, como España o los países norteamericanos, que ya han manifestado su interés de colaborar.

El proyecto prevé la formación de los trabajadores de las ocho conferencias episcopales, para que puedan brindar asistencia incluso legal y llevar a cabo campañas de sensibilización en las comunidades locales. “La Iglesia hace esto porque le duele la gente que sale y le duele la gente que se queda, esto es nuestra muestra de solidaridad con el dolor que en este momento vive el pueblo venezolano”, expresó Sosa.