Sociedad

Exigen carnet de la patria para dar medicinas

El Ejecutivo anunció en abril que el documento permitiría mejorar la distribución de fármacos en el territorio nacional

Carnet de la Patria
Por MARÍA VICTORIA FERMÍN | mfermin@el-nacional.com

Melissa Echandi, de 30 años de edad y residente de Palo Negro en el estado Aragua, denunció que el miércoles pasado acudió al ambulatorio de ese sector en búsqueda de un antibiótico (azitromicina) para su hija Ivana, de 5 años de edad, a quien su pediatra le diagnosticó otitis. Previamente la madre había recorrido distintas farmacias, pero no consiguió el medicamento para comprarlo y algunos conocidos le recomendaron que acudiera a la red pública.

Al llegar al centro de salud, Echandi comenzó a hacer una fila en la que escuchó que una empleada del lugar solicitaba a quienes estaban allí el carnet de la patria, documento creado este año por el presidente Nicolás Maduro para contribuir a la protección social de los ciudadanos. Cuando llegó su turno, la mujer le pidió la tarjeta para hacerle entrega del fármaco de manera gratuita.

“Le respondí que el único documento que me identificaba como venezolana era mi cédula. Lo repetí muchas veces. Finalmente le pregunté si me iba a hacer entrega o no del tratamiento para mi hija y le expliqué que no lo había conseguido en ningún lado. Me lo dio, creo que porque se trataba de una niña pequeña, pero me aseguró que la próxima vez tenía que traer el carnet. Salí con dolor de cabeza y llorando de la rabia”, relató.

En abril de este año el Ejecutivo informó que el carnet de la patria permitiría poner en marcha un nuevo sistema atención médica y distribución de medicamentos. Voceros oficiales también indicaron que se haría uso del sistema de distribución de los Comités Locales de Abastecimiento para este fin.

“Para eso es que nos estamos carnetizando, para que a la abuelita o abuelito reciba su pastilla y nunca le falte, al que sufre convulsiones le llegue su pastilla y nunca le falte, y no depender más del sabotaje del sistema de distribución capitalista que le esconde las medicinas al pueblo o se las cobra en precios exorbitantes”, dijo en esa oportunidad Maduro.

Organizaciones no gubernamentales y activistas por el derecho a la salud han rechazado la posibilidad de que se utilice este mecanismo y los CLAP como requisito y vía de distribución de medicamentos esenciales, asegurando que se trataría de una medida discriminatoria que no cumple con los estándares internacionales.