Sociedad

Denunciaron “paralización técnica” de sector eléctrico del país

El presidente de la Federación Eléctrica de Venezuela destacó que el personal de las empresas renuncia o rechaza las ofertas laborales por las propuestas salariales

Ángel Navas (Fetraelec)

Foto: Referencial

Por EFE

La crisis económica ha generado una paralización técnica en las empresas del sector eléctrico venezolano por la renuncia de aproximadamente 20.000 trabajadores que han dejado sus labores debido a los bajos salarios y pocos beneficios percibidos, aseguró este viernes un grupo de empleados que participó en una protesta.

Ángel Navas, presidente de la Federación Venezolana de Trabajadores Eléctricos (Fetraelec), dijo este viernes que a las renuncias del personal se suma la merma en el ingreso de nuevos trabajadores pues "cuando conocen el paquete salarial no toman el empleo".

Navas, que encabezó una movilización de los trabajadores eléctricos de la región central del país, explicó que la principal exigencia es que se retome la discusión de la convención colectiva que se suspendió hace aproximadamente dos meses.

"Solo faltaban unas pocas cláusulas para llegar a un acuerdo y el ministro de Trabajo, Eduardo Piñate, suspendió la negociación con la promesa de que se restablecerían esas negociaciones una vez finalizada la reconversión monetaria aplicada el 20 de agosto".

En tanto en un sector del este de Caracas, vecinos protestaron a las afueras de la sede de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) para exigir soluciones a las fallas en el servicio de telefonía fija e internet en la zona.

Manifestantes dijeron a periodistas que las averías en el servicio no son atendidas lo que prácticamente imposibilita las comunicaciones.

Los trabajadores públicos venezolanos mantienen un conflicto laboral desde junio junto a empleados de otros sectores, como el de la salud denunciando que el salario, de 1.800 bolívares no alcanza para cubrir la canasta de alimentos que en agosto se ubicó en 12.211 bolívares.

Las protestas por la crisis en Venezuela son casi diarias, debido a que hay fallas en los servicios públicos, escasez de alimentos y medicinas y una inflación diaria de entre tres por ciento y cuatro por ciento.