Sociedad

Correa diciéndole a los damnificados "aquí nadie grita o lo mando detenido"