Sociedad

Conductores evalúan paro nacional si no liberan a chofer

El gremio dio plazo hasta mañana viernes al ministro Néstor Reverol para dar respuesta sobre el caso de Santos Quevedo Morón, conductor de una unidad de Transchacao, que fue detenido el 3 de junio en Montalbán y acusado de terrorismo

Autobuses

Transportistas se reunieron ayer para evaluar acciones de calle y presionar para que sea puesto en libertad su colega Santos Quevedo Morón, detenido el 3 de junio en Montalbán por el presunto secuestro de la unidad de transchacao que conducía y por lo que fue acusado de terrorismo.

El gremio evalúa una jornada de paralización el lunes 19 en todo el país si el ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, no les da respuesta mañana sobre el caso del chofer, como se comprometió el funcionario.

“Si el ministro se radicaliza, también lo haremos nosotros”, expresó Pedro Jiménez, presidente del Bloque del Suroeste. Explicó que el martes en la tarde representantes de los bloques se reunieron con el ministro para negociar la libertad de Quevedo y el dirigente indicó que el funcionario “metería su mano” para acelerar el proceso. Sin embargo, la investigación corresponde a la Fiscalía, que todavía no ha dado respuesta.

El lunes 85% de las líneas que circularon por la capital no prestó servicio, en solidaridad con Quevedo Morón y en reclamo por la falta de insumos para las unidades. Jiménez instó a quienes no se sumaron a que se solidaricen: “Todos estamos sufriendo lo mismo, solo pedimos mejoras”, expresó.

En la asamblea de transportistas también discutieron los problemas de inseguridad que afectan al sector y las trabas para mejorar la calidad del servicio, cuyas deficiencias han causado el descontento generalizado de los usuarios. “Se debe prestar atención a los secuestros exprés que acechan a los choferes en sus unidades. Las zonas con mayor incidencia son Catia, Antímano, Montalbán y Petare”, señaló.

Jiménez expresó su preocupación por el incremento ilegal de las tarifas en las llamadas líneas piratas, que funcionan sin cumplir la reglamentación.  “Nos perjudica porque el usuario no distingue y eso merma nuestro ingreso. Además, estas unidades no ofrecen calidad ni cordialidad al pasajero”, dijo el dirigente, quien señaló que han denunciado estos casos en el Instituto Nacional de Tránsito Terrestre sin obtener respuestas efectivas. Los conductores “piratas” cobran hasta 2.500 bolívares por un pasaje Caracas-La Guaira aunque la tarifa está establecida en 1.300 bolívares.

Tags