Sociedad

Caraqueños se quedaron sin transporte durante las 3 horas del apagón

La suspensión del servicio en 10 estaciones de la Línea 1 del sistema subterráneo dejó atrapados a usuarios en los vagones y colapsó las paradas por falta de unidades

Chacaito
Por Betania Franquis | bfranquis@elnacional.com | JESÚS BARRETO | jabarreto@el-nacional.com

Angustiados y sin opciones de transporte quedaron 154.000 personas que luego se movilizaron a pie por las avenidas y calles del noreste de Caracas, para llegar a sus hogares. La falla eléctrica, que dejó sin servicio a 10 estaciones de la Línea 1 del Metro de Caracas, mantuvo atrapadas a más de 1.500 personas en los vagones y colapsó las paradas de autobuses durante más de tres horas.

Desde las 4:50 pm, las estaciones de Los Cortijos, Pérez Bonalde, Plaza Sucre, Miranda, La California, Palo Verde, Chacao, Altamira y Los Dos Caminos se mantuvieron cerradas. Los usuarios desalojados de cada estación caminaron en ambos sentidos por las principales avenidas. El volumen de gente que se agolpó en las paradas de Chacaíto, Plaza Venezuela y Capitolio rebasó la capacidad de las pocas busetas que se encontraban trasladando pasajeros.

“Fue una angustia. Pensé que nunca llegaría. Caminé hasta la noche sin descanso y llegué a las 9:00 a mi casa”, expresó Nora Valencia, una de las  usuarias del Metro, que tuvo que caminar desde Los Cortijos, donde está su trabajo, hasta Plaza Venezuela, para llegar a su casa en San Martín.

 De acuerdo con los cálculos de expertos, 1.700 usuarios del Metro de Caracas quedaron atrapados en los vagones de las 10 estaciones que quedaron paralizadas a las 6:00 pm, y otras 154.000 se movilizaron a pie por la ausencia del servicio de transporte subterráneo y de suficientes unidades de transporte colectivo.  

Ricardo Sansone, miembro de la ONG Familiametro, explicó que, pese a que el Metro está habilitado para atender este tipo de emergencias con una reserva eléctrica, fue imposible activar el mecanismo debido a las deficiencias de energía externa y la falta de mantenimiento de la maquinaria. “El plan de emergencia, que dura 90 minutos y que mantiene las estaciones iluminadas, no funcionó. Se perdió esa capacidad cuando la electricidad comenzó a ser deficiente”.

Luis Manuel Aguana, otro integrante de esa ONG, indicó que no existe justificación para la paralización del servicio en el Metro. “Cuando fue inaugurado, el sistema tenía una conexión directa e independiente con Tacoa, pero ya no existe la planta. No se explica que 1.500 personas queden en riego al quedar atrapadas en un tren”.

El experto instó al gobierno a independizar el sistema de suministro del Metro para alimentar la tracción de los trenes y el funcionamiento de las estaciones. “Esto es señal de un deterioro profundo que debe solucionarse de forma técnica y no con política”.

Pese a que el servicio fue parcialmente restablecido en algunas estaciones a partir de las 7: 40 pm, como informó el Metro a través de Twitter, la afluencia de pasajeros se mantuvo en la calles hasta 8:30 pm.

Ciudad desconectada. Los problemas de movilidad de Caracas quedaron en evidencia con el apagón del martes que, entre otros desajustes, causó la interrupción del servicio del Metro de Caracas. La falta de opciones de transporte colectivo urbano obligó a centenares de usuarios a realizar extensas caminatas de más de 12 kilómetros para regresar a sus casas. El problema, más allá de lo técnico, es consecuencia de la descoordinación que existe para desplazarse en la urbe por una sostenida falta de planificación, aseguró Andrés Bello, concejal metropolitano y profesor de Educación Vial en la Universidad Católica Andrés Bello. “Caracas, por sus dimensiones, debería ofrecer múltiples opciones que garanticen su movilidad, pese a cualquier contingencia. El apagón dejó en evidencia que no hay un sistema interconectado que asegure el desplazamiento. Del transporte superficial solo 15% está operativo y al Metro no se le hace mantenimiento preventivo ni correctivo. No se han construido vías alternas ni se han propiciado opciones distintas a la automotriz. Un colapso peor al que vimos es una consecuencia lógica”, explicó.


Movilidad sin alternativa

Caracas corre el riesgo inminente de quedar incomunicada. La crisis de transporte público urbano, acentuada por el déficit de unidades en funcionamiento y el colapso del Metro de Caracas producto del congestionamiento y deterioro, han dejado sin alternativas al llamadociudadano de pie. “Es necesario entender la estructura de la ciudad y crear alternativas de desplazamiento acorde con su trazado urbano”, exhortó Luis Calderón, activista y miembro de la iniciativa ciudadana Al Trabajo en Bici. Calderón destacó el potencial de la bicicleta para la solución del caos de movilidad en la que está sumergida Caracas: “La bicicleta es el medio que moviliza a mayor número de personas en el mundo actualmente, por su costo y sostenibilidad. En Venezuela debe dársele un lugar no solo como un recurso recreativo, sino como una solución, para esto se deben crear políticas públicas que incentiven su uso y se garantice el derecho al libre tránsito”.