Sociedad

“La calima puede afectar con mayor intensidad a los alérgicos”

La oftalmóloga Nancy Martínez indicó que el primer síntoma que se presenta es el enrojecimiento de los ojos con prurito y lagrimeo. Se recomienda el uso de lágrimas artificiales y de lentes que protejan de las partículas en suspensión

ctv-8kp-calima

Las partículas de polvo flotan en la atmósfera e impiden la visibilidad. El Ávila se ve con dificultad

Por José Gregorio Meza josegremeza@gmail.com @josegremeza

De acuerdo con el Diccionario de la Lengua Española, la calima es un “accidente atmosférico consistente en partículas de polvo o arena en suspensión, cuya densidad dificulta la visibilidad”.

El fenómeno atmosférico afecta a Caracas, Guarenas y Guatire primordialmente, debido a los continuos incendios forestales que suceden en el cerro Ávila, lo que hace que haya mucho polvo y ceniza en el ambiente.

“La calima es irritante y puede afectar a cualquier persona pero con mayor intensidad a los que padecen enfermedades como la conjuntivitis alérgica, rinitis alérgica y el asma bronquial, que es una enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, señaló Nancy Martínez, médico oftalmólogo.

“Las  personas predispuestas a sufrir asma o que tienen enfermedad pulmonar pueden desarrollar dificultad respiratoria o crisis asmática. Si presenta alguno de estos síntomas debe acudir al médico antes de que empeore”, afirmó.

Martínez indicó que el primer síntoma que se presenta es el enrojecimiento de los ojos con prurito y lagrimeo: “Los oftalmólogos recomendamos el uso de gotas lubricantes llamadas lágrimas artificiales, que funcionan para limpiar los ojos ayudando a eliminar el polvillo que pueda haber entrado y, al mismo tiempo, a eliminar las micropartículas que se introducen en los ojos, actúan con un efecto antiinflamatorio”.

Las lágrimas artificiales pueden colocarse en cada ojo de cuatro a seis veces al día.

“Recomiendo tener a la mano antialérgicos, en gotas oftálmicas y en tabletas para tomar, ya que en caso de ser necesario pueda iniciar el tratamiento mientras consulta al médico”, precisó.

Martínez explicó que es aconsejable usar lentes de sol, aunque sería preferible salir con lentes protectores para que sirva de barrera ante la calima; no tocarse los ojos y al llegar a la casa lavar primero las manos y luego los ojos, cara y nariz, y estar muy pendientes de los niños, ya que pueden sentir prurito en sus ojos y van a tocarse los ojos con las manos sucias, pudiendo contaminarse fácilmente y tener además de la conjuntivitis alérgica una conjuntivitis infecciosa”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud los incendios forestales pueden generar altas concentraciones de gases y gran contaminación aérea por partículas durante largos períodos de tiempo.

Los grupos más vulnerables son los niños pequeños, las embarazadas, los ancianos y los pacientes con afecciones respiratorias y cardíacas.

La exposición al humo puede aumentar la mortalidad y generar un incremento del asma y de otras enfermedades respiratorias, y el posible aumento de la mortalidad cardiovascular.

Tags