Sociedad

Aves de la Montaña: una aventura silvestre en el Parque Henri Pittier

Ernesto Tarkanyi, dueño de la posada, ofrece paseos por la montaña y Domingos Gastronómicos 

Desde la madrugada, los sonidos del croar de los sapos, de los cantos de los pájaros, del correr del agua y del viento moviendo las ramas se adueñan de la posada Aves de la Montaña. El denso verde de la vegetación y el rocío conquistan las miradas de los turistas. Es como estar en medio de una aventura en un bosque remoto.

Entre la frondosidad, que forma parte del Parque Nacional Henri Pittier, aparece temprano el cuidador de la montaña. Ernesto Tarkanyi es un hombre que siempre utiliza su voz de locutor para izar su bandera de positividad. Con lentes negros, carismática sonrisa y buen humor, suele decir su frase predilecta: “Por Venezuela, vale la pena”.

Se ha dedicado a la comunicación por muchos años, pero un día sintió una conexión con Choroní que lo llevó a fundar la posada Aves de la Montaña, cuyo objetivo es mostrar que la localidad aragüense no es solo playa, sino también cumbres, mariposas, aves y ríos. A través de su programa radial, Café Tarkanyi, fomenta el turismo regional y nacional y realiza denuncias, como el deterioro de la carretera, para que sean atendidas por las autoridades.

Los visitantes podrán reencontrarse con la naturaleza al relacionarse con una vasta variedad de plantas como las de plátano, cambur, ocumo, yuca, especias, guayabita, albahaca, orégano, malagueta o mamón. Y desde cada árbol disfrutará del canto de las más de 500 especies de aves que sobrevuelan la posada. Toda una orquesta de colores y sonidos.

Tarkanyi está organizando “La ruta del tesoro”, aprovechando la historia de una hacienda cercana que tenía el mismo nombre. La posada está conectada con dicha finca a través de caminos adyacentes al río, así que la idea es que la gente pueda aprovechar los pozos y la experiencia en la montaña. “Por cierto que ahí grabó David Bisbal su tema 'Oye el boom'. Esta zona también ha sido interesante para los productores de novelas, comerciales, películas. Se hizo una parte de Libertador, porque, bueno, Bolívar estuvo por aquí”.

Asimismo, quiere rescatar el nombre de la casa “La Isleta”, donde en una época se comercializaban los productos agrícolas cosechados en el sector. El nombre del proyecto es “Camino real La Isleta”, que tiene como concepto —explicó Tarkanyi— ser una especie de carretera nacional.

“Eso era un espacio atractivo. El cacao y todas las cosas que aquí se producían se comercializaban ahí. Incluso la gente, como la casa se abandonó por un tiempo, le abrió huecos buscando morocotas. Dicen que por aquí hay un tesoro, estamos tratando de ver dónde está”, dijo en tono de broma.

Otra idea que está desarrollando es la de los Domingos Gastronómicos, con la que espera ofrecer tanto a los clientes como a personas externas los platos de la zona, como el hervido de pescado o el asado a la brasa. Para aquellos que deseen algo más convencional habrá disponibilidad de pizzas.

Tarkanyi quiere cada vez más rescatar la gastronomía de época. Por ejemplo, instaló un budare grande, al estilo de antaño, para darle una visión histórica al área de cocina. Ahí las cocineras hacen deliciosas cachapas y arepas. Mientras tanto él, como suele acostumbrar, le cuenta relatos fascinantes a sus huéspedes, lo que forma parte de su filosofía humanista.

“Como mi actividad siempre ha sido la comunicación y la animación, que son cosas agradables para el ser humano, consideré que en esta etapa de mi vida podía ser interesante estar en algo de este tipo (el turismo), que sea positivo, agradable, comunicarse con las personas”, explicó.

No pierde la esperanza de que el turismo sea un sustituto eficaz de la renta petrolera en Venezuela; pone como ejemplo el caso de las haciendas de café de Quindío, en Colombia: al bajar el precio de este producto la gente aprovechó la oportunidad para activar los viajes al sector. “Aquí con el petróleo es lo mismo: fluctúa el precio y, entonces, pudiéramos desarrollar el turismo. Si nos concentráramos y le pusiéramos más empeño y fuerza a impulsar el turismo en Venezuela, creo que la situación cambiaría”.


Posada Aves de la Montaña. Ubicación: sector Los Cerritos. Teléfono: 02432465127. Página: www.avesdlm.com.ve. Facebook: Aves de La Montaña - Choroní. Instagram y Twitter: @avesdlm.

Ofrece cinco habitaciones: VIP King, VIP Queen, matrimonial, cuádruple y óctuple.

Tags