Reporte Ya

@LuisCarlos: “La buena información nutre. La mala información intoxica”

Alejandro Armas @AAAD25: “Cuando usted vea una información escandalosa de una fuente que ni conoce, no importa que tanto le gustaría que fuera verdad, por favor absténgase de hacerle eco”

ctv-ud9-fake-news-typed-by-a-typewriter-696x392

internet

Guillermo Amador @modulor: “Tenemos un medio extraordinario para comunicarnos en tiempo real, en donde estemos, con todas las herramientas para confirmar la información en nuestra mano, pero preferimos jugar a dar una primicia, sin respetar al periodismo”

Las redes sociales han sido una herramienta fundamental para el libre ejercicio de la democracia; Periodistas, medios de comunicación social, reporteros, fotógrafos, intelectuales, políticos, historiadores, sociólogos y usuarios reflejados en el pueblo venezolano hacen uso frecuente de ello. Sin embargo, la información digital también se ha visto manchada por las polémicas “Fake News”.

Las “Fake News” (Ingles: noticias falsas), son un producto pseudo periodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales cuyo objetivo es la desinformación deliberada o el engaño. Estas fake news, al presentar hechos falsos como si fueran reales, son consideradas una amenaza a la credibilidad de los medios serios y los periodistas.

Es muy importante promover la educación en los usuarios de las redes sociales para que no hagan eco de falsas noticias. Lo primordial es conocer la fuente, quien fue el principal difusor de dicho acontecimiento, investigarlo, conocer su legitimidad, si es alguien de confiar o pertenece a alguna cadena de comunicación.

No nos podemos dejar llevar por lo magnifica que pueda ser dicha noticia o hecho, en los medios digitales aprovechan el deseo de los usuarios para manipular o tergiversar la información y así hacerla del gusto o del agrado ideal del usuario.

Hay que fomentar los valores y el criterio propio para así darle el respeto que se merece aquel Periodista serio que apuesta su credibilidad por sus fuentes 100% confiables ya que en las redes sociales también aplica el “por uno pagan todos”.

A continuación algunos datos a tener en cuenta a la hora de querer difundir una noticia:

  • ¿Quién genera la información? ¿Es una cuenta sin identidad clara? ¿Es anónimo o una persona con nombre y foto? ¿Qué nos dice su biografía? ¿Tiene un link a su página web donde veamos mejor quién es?
  • ¿Cuántos seguidores tiene esa persona? ¿es una cuenta recién creada, sin seguidores ni popularidad?
  • ¿El nombre está bien escrito o está imitando a alguien?
  • ¿Quién más está produciendo esta información? Utilizando los buscadores se pueden revisar si alguien más ha escrito sobre el tema. Si es algo nuevo, es mejor esperar a que otras fuentes lo validen.
  • Las redes sociales asemejan a una sala de redacción de un diario, La regla aquí es no hacerse eco de cosas que no puedan ser 100% comprobadas.

En @ReporteYa seleccionamos algunas respuestas de nuestros destacados seguidores:

La Investigadora en Comunicación, Lilia Ramírez @LiliaMarga redacta: “Minimanual para fabricar una "noticia" a partir de un No-hecho.

1. Diga que según sus fuentes ocurrió X

2. Informe sobre la falta de evidencias de X

3. Despliegue una red de bots que celebren o condenen que ocurrió X”.

El Periodista, Alejandro Armas @AAAD25 expresa: “Cuando usted vea una información escandalosa de una fuente que ni conoce, no importa que tanto le gustaría que fuera verdad, por favor absténgase de hacerle eco”.

El usuario, Rafael Quiñones @Rq5bRafael comunica: “Aún cuando el medio sea serio, si la información utiliza término como "extraoficial", "fuentes anónimas" o términos parecidos, es bueno o no propagar la información o aclarar que la información no está confirmada”.

El Periodista, Alejandro Armas @AAAD25 comenta: “La fuente, caballero, la fuente. Sin importar que tan creíble le parezca una información de esa relevancia, revisar la fuente es esencial”.

Nuestro seguidor, Luis Carlos Díaz @LuisCarlos opina: “La buena información nutre. La mala información intoxica, afecta a todo el organismo, tiene pésimos efectos secundarios... y a pesar de eso hay gente más adicta a la información basura que a la comida chatarra”.

El usuario, Guillermo Amador @modulor escribe: “Les mandan una cadena de Whatsapp, lo tuitean, lo recoge un “medio alternativo”, lo republica un “medio serio”, lo retuitea y defiende todo el mundo, nadie lo confirma. Así es que va muriendo la información, ahogada en un mar de fake news”.

La cuenta, @CheckHDP señala: “Hay periodistas del copy & paste que como no tienen el protagonismo en la noticia buscan a desmentir la fuente”.

Nuestro seguidor, Guillermo Amador @modulor argumenta: “Tenemos un medio extraordinario para comunicarnos en tiempo real, en donde estemos, con todas las herramientas para confirmar la información en nuestra mano, pero preferimos jugar a dar una primicia, sin respetar al periodismo”.

Tags