Mundo

EE UU no reconocerá gobiernos paralelos en Venezuela

El subsecretario adjunto de Estado de EEUU para Suramérica recordó que Estados Unidos tiene “relaciones bilaterales con casi todos los países del mundo menos un par”

 Michael Fitzpatrick

 Michael Fitzpatrick, Representante Interino de los Estados Unidos.

Por EFE

Estados Unidos cree que en Venezuela hay una dictadura, pero sigue considerando legítimo al gobierno de Nicolás Maduro y no se plantearía reconocer a un posible Ejecutivo paralelo formado por la oposición, dijo el martes el encargado de Suramérica en el Departamento de Estado, Michael Fitzpatrick.

Un día después de que la Casa Blanca llamara por primera vez “dictador” a Maduro, uno de los funcionarios más implicados en la política hacia Venezuela repasó los factores que, a su juicio, han convertido gradualmente al país caribeño en un régimen dictatorial.

No obstante, Fitzpatrick matizó que Estados Unidos no se plantea reconocer a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) como ente de gobierno alternativo, incluso si ese órgano legislativo tratara de conformarse como aparato estatal paralelo.

“Queremos dialogar con el gobierno del presidente Maduro”, aseguró Fitzpatrick en una entrevista con Efe en Washington.

“No reconocemos necesariamente gobiernos paralelos o aparte. Respetamos el gobierno oficial de Venezuela y del presidente Maduro en este mo

El funcionario recordó que Estados Unidos tiene “relaciones bilaterales con casi todos los países del mundo menos un par”, incluso si no está de acuerdo con “su forma de gobierno”.

“Y en el caso de Venezuela, queremos apoyar al pueblo venezolano (para) salir de esta crisis”, y “mantener conversaciones diplomáticas” con el gobierno, destacó.

Hay “varios factores” por los que la Casa Blanca ha decidido calificar de dictadura al gobierno de Maduro, según Fitzpatrick, y la celebración de la Asamblea Constituyente para redactar una nueva Carta Magna es solo una de ellas.

“Lo que hemos visto durante los últimos 18 meses es una serie de decisiones y acciones por el gobierno de Venezuela (para) asfixiar el mundo democrático, cerrar más espacio para diferencias de opinión, atacar a cualquier organización o grupo de personas que piensen diferente”, destacó Fitzpatrick.

El gobierno de Maduro ha “atacado a los partidos políticos, la Asamblea Nacional, la Fiscalía” e incluso a “militares que han sido detenidos precisamente porque han tenido diferencias de opinión”.