Política

“Delson era un hombre sano, su salud se deterioró por la detención”

Para hoy está prevista la audiencia preliminar que han diferido 9 veces desde el año pasado, cuando fue privado de libertad por presuntos delitos ambientales

Delson Guarate

Guarate fue detenido en vísperas de una marcha opositora hecha el 1 de septiembre de 2016 en Caracas por el Se

Por RAFAEL LEÓN / raleon@el-nacional.com

Jenny Bolívar, esposa de Delson Guárate, informó que el alcalde del municipio Mario Briceño Iragorry de Aragua, que se encuentra recluido en el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo de Caracas ha tenido un deterioro de salud en las últimas dos semanas.

Guárate, que fue detenido el 2 de septiembre del año pasado por incurrir presuntamente en delitos ambientales de contravención de planes de ordenación del territorio, y disposición indebida de residuos y desechos sólidos peligrosos, padece un cuadro grave de hipertensión, lo cual se le suma a las patologías que ha desarrollado durante la reclusión y que lo han mantenido en cama durante 10 de los 13 meses que lleva detenido, de acuerdo con sus familiares.

Ahora sufre de diabetes, por lo que requiere insulina cinco veces al día; bazo crecido, que debe ser extraído; nódulo pulmonar y una lesión en los testículos. Su esposa presume que también padece de linfoma no hodgkin, pero no ha sido confirmado debido a que no ha tenido acceso a un médico privado.

“Delson era un hombre sano. Todo el mundo lo vio trabajar hasta el día que fue arrestado. El deterioro de su salud se desencadenó con la detención. Entró al hospital por un derrame gástrico y todo se ha complicado”, manifestó. Denunció que su esposo ha bajado 30 kilos de peso.

“Continuamos a la espera de un diagnóstico real”, dijo su esposa, debido a que en el tiempo en que el dirigente de Voluntad Popular ha estado hospitalizado por las enfermedades que ha padecido y por lo cual lo han operado una vez y adicionalmente requiere de otra intervención quirúrgica, ni sus familiares ni los abogados de la defensa han obtenido un informe médico para certificar su estado de salud.

Bolívar informó que en los próximos días sus abogados solicitarán una medida humanitaria para que sus médicos de confianza puedan constatar las condiciones en las que se encuentra y tratarlo para que pueda recuperar su salud.

Jenny Bolívar responsabilizó a Tareck el Aissami, vicepresidente de la República y a la fiscal destituida por la asamblea nacional constituyente, Luisa Ortega Díaz, por la vida de su esposo. “Él es un preso político de El Aissami, porque desde que ganó la alcaldía, dijo que Delson estaría preso. Luisa Ortega Díaz fue la que lo apresó cuando era fiscal; se fue y no hizo nada para la justicia”, señaló.

Espera angustiante. “Una vez más siguen cometiéndose injusticias con mi esposo que ya debería estar en libertad”, expresó Bolívar. Pese al grave estado de salud del alcalde, la audiencia preliminar ha sido diferida en 9 oportunidades. Para hoy la comparecencia fue convocada por décima vez.

También denunció que el proceso judicial está viciado y plagado de irregularidades. Informó que los abogados de la defensa han solicitado varias veces medidas cautelares de cambio a reclusión domiciliaria y también la revisión de la causa ya que “con todo este tiempo de reclusión y retardo procesal debió haber pagado la pena”, manifestó. Hasta el momento no han obtenido respuesta en ninguna de las instancias a la que han recurrido.

“Delson debe salir en libertad porque no hay pruebas para culparlo, tenemos constancia de su inocencia y eso está en el expediente”, indicó. Aseguró que aunque pidieron que la audiencia se lleve a cabo en el hospital “sigue el mismo silencio y no hay movimiento de que sea trasladado al tribunal”.