Política

¿Cuáles son las consecuencias políticas de la muerte de Fernando Albán?

La discrepancia entre las versiones de las autoridades del gobierno venezolano mantiene la teoría de la oposición de que Albán no se lanzó al vacío desde el piso 10 del Sebin

Fernando Albán

Foto: Cortesía

Foto referencial

Por EL NACIONAL WEB

La oposición venezolana estuvo reunida durante el funeral del concejal fallecido Fernando Albán, y por primera vez en mucho tiempo estuvieron de acuerdo en algo: Albán no se suicidó. 

La falta de concordancia entre las versiones dadas por diferentes autoridades del gobierno afirmó la teoría de los compañeros del concejal del municipio Libertador mientras lo despiden en un acto que puso sus diferencias a un lado, aseveró el politólogo Pedro Benítez.

¿Cuáles son las consecuencias de este hecho? Ya nada será lo mismo. Ser parte del grupo que no apoya los ideales del gobierno implica ser encarcelado y poner en riesgo la propia vida. Esta era una línea que no se había cruzado, hasta ahora. 

Cabe destacar que durante todos los años en los que ha estado presente este gobierno, incluso desde la llegada del fallecido presidente Hugo Chávez, existió una cantidad considerable de presos políticos, pero sus razones de encarcelamiento han evolucionado desde entonces. 

Pasando por los hechos del 2002, la reforma constitucional de 2007 y la llegada al poder de Nicolás Maduro, el gobierno ha cobrado con los derechos de las personas que piensen diferente a ellos. A Chávez no le afectaba que los presos se escaparan a otros países, pero actualmente las cosas son diferentes. 

El caso de Julio Borges, por ejemplo, demuestra la línea de tiempo trazada. Ha pasado por campañas de desprestigio, agresiones físicas y en la actualidad el gobierno lucha por su extradición para encarcelarlo en el país. 

Durante las protestas de 2014 y 2017, las víctimas de encarcelación y exilio fueron los principales dirigentes de la oposición como Leopoldo López, Antonio Ledezma, Alfredo Ramos y David Smolansky, a diferencia de años anteriores que eran perseguidos los actores principales de sucesos que señalaban al gobierno. 

Los abusos dentro de las cárceles por parte de los funcionarios policiales en 2018 han aumentado notoriamente, demostrando el caso de lo que ha sucedido con Juan Requesens y Fernando Albán. Es una nueva etapa de represión. 

La posibilidad de conciliación por parte de ambos bandos políticos se ve cada vez más lejos. Luego de todos estos sucesos y la invisibilidad de una información clara por parte del gobierno, no será posible volver a establecer un escenario de diálogo o negociación. 

Lea la nota completa aquí