Política

Castigan a manifestantes con aislamiento de 30 días o más

Las víctimas denuncian que durante el tiempo que permanecen incomunicados son amedrentados psicológicamente 

Maracay

A 22 estudiantes de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, en Maracay, que fueron detenidos el 2 de julio por unos encapuchados, no les permitieron ver a su familia sino luego de 30 días detrás de las rejas en El Dorado y en la Cárcel 26 de Julio. 52 detenidos, que fueron enviados la semana pasada al Centro Penitenciario de Uribana, en Lara, están aislados sus abogados y familiares desconocen el estado de reclusión y de salud.

"La incomunicación es normal cuando se trata de condenados que conforme a la ley se les establecen restricciones de visitas, pero a estas personas, que no han tenido ni siquiera audiencia preliminar, se les trata como delincuentes condenados, y no se les permite ver a sus familiares y abogados sino a los 30 días o más", explicó Alfredo Romero, director ejecutivo del Foro Penal Venezolano.

De acuerdo con los abogados que llevan estos casos, el Estado ha creado un período de "permanencia". En ese lapso, los detenidos se encuentran incomunicados por varios días hasta la audiencia preliminar para determinar la responsabilidad o no de los delitos.

Las víctimas denuncian que durante el tiempo que permanecen aislados son amedrentados psicológicamente con frases como "Tu familia no te viene a visitar", "se olvidaron de ti", "se van a quedar aquí para siempre".

Joel García, de Fundeci, denunció prácticas colaterales del sistema de justicia que empeoran el calvario de los detenidos y sus familias. "El Ministerio Público solicitaba las cautelares, pero los jueces, para dejarlos presos, les imponían fiadores y luego se tardan hasta dos meses para aprobarlos. Los jueces nos han confesado que el presidente del Circuito Penal de Caracas, Jimay Montiel, dio esa instrucción e incluso ordenó que si la Fiscalía no imputa, los jueces deben igualmente ordenar privación de libertad".

De los detenidos recluidos en la cárcel de Uribana, 90% tiene fiadores, pero esperan por la aceptación para salir en libertad plena o bajo presentación, dijo Abraham Cantillo, coordinador del Foro Penal en Lara.