Política

Venezolanos ondulan entre el pesimismo y la esperanza frente al diálogo

Una encuesta de la firma Delphos, dirigida por Félix Seijas, asegura que poco más de la mitad de la población ve las reuniones de Barbados “con buenos ojos”, pues considera que puede ser una vía para solucionar la situación

Guaidó

AFP

Por AFP

Separada de sus hijos que emigraron, Gladys es pesimista frente al diálogo; Elsa, a quien no le alcanza el sueldo, cree que puede ser la vía para sacar al país del foso. Los venezolanos se debaten entre el apoyo y el rechazo a una negociación.

Un día después de que se anunciara el establecimiento de una mesa de trabajo “continua y expedita” para intentar resolver la crisis, Gladys de Chacón se confiesa “desanimada”.

“No creo que tenga resultado”, declaró a la AFP la jubilada de 59 años de edad, quien hace milagros para controlarse la presión arterial, pues las medicinas escasean o resultan impagables por la hiperinflación.

Sin hacerse ilusiones, dice que esperará “a ver qué pasa”, si del diálogo surge una medida que evite que su pensión se siga evaporando por una inflación que, según el Fondo Monetario Internacional, llegará a 10.000.000% este año.

En mayo, delegados de Nicolás Maduro y de Juan Guaidó, reconocido como mandatario encargado por medio centenar de países, emprendieron conversaciones bajo la mediación de Noruega para intentar resolver su pugna de poder.

Esta semana se llevó a cabo una nueva cita en Barbados, pero sin perspectiva, por ahora, de una nueva elección presidencial, principal objetivo de la oposición.

“Andan queriendo confundirnos, que una mesa perenne de diálogo de paz”, lanzó Guaidó durante un mitin este viernes en Trujillo (oeste del país), pese a que el establecimiento de esa instancia fue anunciado por el gobierno noruego.

“Aquí de lo que estamos hablando es de ponerle fin al sufrimiento de todo un país”, añadió el también jefe del Parlamento.

El propio Guaidó admite que el diálogo es impopular entre un sector de la oposición, tras varios intentos fallidos, el último a fines de 2017 y principios de 2018 en República Dominicana.

Sin embargo, una encuesta de la firma Delphos asegura que “poco más de la mitad de la población lo ve con buenos ojos, pues considera que puede ser una vía para aliviar sus penurias”, comentó la AFP su director, Félix Seijas.

“Más deprimido”

Maduro, a quien sus adversarios acusan de tratar de ganar tiempo con las conversaciones, se muestra optimista frente a la agenda de seis puntos, cuyo contenido se mantiene en secreto.

Tras la ronda de Barbados, su negociador, Héctor Rodríguez, anticipó un “camino complejo” que, sin embargo, podría llevar a un “acuerdo de convivencia democrática” y de “gobernabilidad” donde ambas facciones se reconozcan.

“La crisis está bastante fuerte. No podemos”, afirma Elsa Díaz, de 55 años de edad, quien pide “en el nombre de Dios” que las partes se entiendan para sacar al país con las mayores reservas petroleras de la peor crisis económica de su historia moderna.

Asistente de odontología, hace mucho que el salario no le alcanza para hacer un mercado completo. El ingreso mínimo en Venezuela da para poco más de dos kilos de carne.

Guaidó, quien responsabiliza a Maduro del colapso, asegura que el diálogo es parte de una “estrategia” para expulsar al mandatario socialista y establecer un “gobierno de transición” que convoque a nuevos comicios.

Luego de juramentarse como presidente encargado el 23 de enero, alegando que la reelección de Maduro fue fraudulenta, lideró multitudinarias movilizaciones que han perdido fuelle, especialmente tras la fracasada rebelión militar que encabezó el 30 de abril.

“Todo el tiempo marcha y marcha. Uno regresa a la casa como más deprimido”, se lamenta Gladys, cuyos dos hijos forman parte de los cuatro millones de venezolanos que emigraron por la crisis desde 2015, según la Organización de la Naciones Unidas.

“Quieren que nosotros (también) nos vayamos, pero uno tiene sus cosas aquí”, se justifica.