Política

“Es triste e insólito que en 2017 haya presos políticos”

La diputada italiana Renata Bueno, nacida en Brasil, considera difícil que mediante el diálogo se logre un acuerdo entre gobierno y oposición  

Renata Bueno

 Renata Bueno: Los italianos en Venezuela han sufrido amenazas

Por María Gabriela Medina D.

En menos de 15 días Venezuela recibió la visita de otro parlamentario italiano preocupado por la crisis. La diputada Renata Bueno, que apoyó al ex primer ministro Matteo Renzi, visitó por segunda vez el país para asistir a la instalación de la nueva directiva de la Asamblea Nacional.

“Escuché el discurso de Julio Borges, fue muy duro y determinante sobre las acciones en contra del gobierno, la situación terrible en que se encuentra Venezuela y de las personas que tienen que buscar en la basura para comer. Un lugar que era un paraíso cuando los italianos dejaron su país para venir aquí 50 o 60 años atrás. Los líderes de oposición tienen que ser muy firmes y estar muy unidos para poder superar este momento político. No será fácil, porque no solo será cambiar de gobierno”, señaló la parlamentaria nacida en Brasil y que posee nacionalidad italiana.

—¿Qué les preocupa a los italianos sobre la situación de Venezuela?

—En Italia tenemos parlamentarios elegidos para representar a los italianos en el exterior y en América del Sur somos seis. En 2014 empezamos una misión sobre Venezuela. También tenemos una responsabilidad con los italianos que viven en este país. El senador Pier Ferdinando Casini, quien estuvo recientemente en Venezuela, es un gran amigo. Cuando vine en 2014 yo hablé con él y le expliqué la situación de aquí y él quería venir. Fue más una coincidencia que algo planeado que yo viniera pocos días después que él. Pero sí existe una preocupación sobre Venezuela y los italodescendientes. Cuando vine por primera vez me asusté con la situación. Venir aquí siempre es muy impactante. Ahora está mucho peor que cuando estuve en 2014.

 —¿Usted cree que este es un gobierno democrático? ¿Piensa que un diálogo entre gobierno y oposición pueda ser exitoso?

—No creo que sea democrático porque en las elecciones de 2013 Nicolás Maduro ganó por muy poco a Henrique Capriles (lo aventajó con 1,59 puntos porcentuales). Me pareció extraño, es muy claro que hubo fraude. Cuando hay algún tipo de crimen o corrupción no existe democracia. Con respecto al diálogo, vemos difícil un acuerdo del gobierno con la oposición. Es un éxito la creación de la Mesa de la Unidad, pero como la conducen es complejo. Falta un proyecto más determinante de la MUD para negociar con el gobierno. Sin embargo, no creo que el oficialismo quiera dialogar. El miércoles, por ejemplo, Maduro amenazó con no permitir la instalación de la Asamblea. No considera al Poder Legislativo.

—¿Qué percepción tiene sobre la situación de los presos políticos?

Es triste e insólito que en el año 2017 haya presos políticos. Es inaceptable que esto ocurra en Venezuela, que tiene todo el apoyo de Naciones Unidas y países vecinos. Me reuní con Lilian Tintori, Mitzy de Ledezma y Patricia de Ceballos y se les ve el sufrimiento en el rostro. Nosotros desde el exterior tenemos que ayudar, dar fuerza e insistir para que estos presos políticos sean liberados.

¿Considera que los italovenezolanos están en peligro en este país?

—Todos están en peligro con la situación de inseguridad y violencia. Hablé con algunos amigos italianos y todos han sufrido algún tipo de amenaza o robo. También la realidad es muy difícil para los empresarios, muchos volvieron a Italia y los que quedan aquí están sufriendo bastante.

—¿Qué opina del nuevo camino político que tomó Brasil?

—Brasil es un ejemplo que discutí con homólogos venezolanos. Los políticos se unieron con mucha fuerza para superar esa crisis política, pero estos se apoyaron en las instituciones, que fueron fundamentales. Así fue cómo la sociedad se involucró y salió a manifestar. Venezuela tiene un problema. Aunque la voluntad política y popular existe, las instituciones son controladas por el gobierno y es más difícil que se dé un cambio. En Brasil estamos en la fase leve del impeachment. Lo peor ya pasó.

—Usted apoyó a Matteo Renzi a la Presidencia, ¿que opina sobre el resultado del referéndum que obligó a su renuncia?

Me gustaba mucho el trabajo de Renzi, porque es joven y determinado; yo soy independiente dentro de la cámara de Diputados, pero apoyé su mandato. Italia necesita una modernización profunda. Infelizmente los italianos no entendieron el mensaje de Renzi.