Política

“AN no tiene facultad para destituir al presidente”

Henry Ramos Allup y Freddy Guevara pidieron no hacerse falsas expectativas con la declaración y afirmaron que con ella cumplen con un compromiso moral

AN

 La bancada opositora del Parlamento advirtió que el jefe del Estado ha incurrido en acciones y omisiones al margen de sus funciones

Por AYATOLA NÚÑEZ

La Asamblea Nacional, en su primera sesión de 2017, declaró el abandono del cargo del presidente Nicolás Maduro y llamó a elecciones. En el acuerdo aprobado se deja sentado que el mandatario ha incurrido en acciones y omisiones que sitúan su desempeño completamente al margen del diseño y funciones constitucionales de la Presidencia de la República, en virtud de la grave ruptura del orden constitucional y democrático, la violación de los derechos humanos, la devastación de las bases económicas y sociales de la Nación y los atentados a la integridad de la República que ha llevado a cabo. 
En el documento también manifiesta el Parlamento que la única forma de los resolver los graves problemas que aquejan al país y de contener el desmantelamiento de las instituciones republicanas es devolver el poder al pueblo de Venezuela y, por lo tanto, convocar a la celebración de elecciones libres y plurales. 
El Poder Legislativo ratificó, en el acuerdo, su compromiso con la restitución del orden constitucional y reiteró su decisión de acudir a instancias internacionales para denunciar las violaciones de los derechos humanos y a los elementos esenciales de la democracia que sufren los venezolanos, en cuya comisión Nicolás maduro ha tendido un papel protagónico.
La decisión se adoptó con 106 votos de la oposición de los 109 diputados de la Unidad presentes. Los tres de Avanzada Progresista –Teodoro Campos, María Teresa Pérez y César Reyes– salvaron su voto. La votación fue nominal a petición de Juan Pablo García, de Vente Venezuela.
Previo a este debate, en un intento de que la sesión no fuera declarada nula por el Tribunal Supremo de Justicia, la plenaria votó por la desincorporación de los tres diputados de Amazonas –Romel Guzamana, Nirma Guarulla y Julio Ygarza– como exigía el alto tribunal y el oficialismo. Sin embargo, esta decisión no fue considerada válida por la bancada del Bloque de la Patria que alegó que la directiva saliente era la que tenía que dejar sin efecto la incorporación de los parlamentarios y que la acción de ayer no valía porque la nueva directiva estaba en desacato.
 
El debate. En sus intervenciones, Henry Ramos Allup (AD) y Freddy Guevara (VP) pidieron a los venezolanos no crearse falsas expectativas por la declaratoria realizada en la sesión. Guevara dijo que cumplieron el compromiso moral asumido con el país. “Tenemos que asumir que somos un Parlamento bajo una dictadura. Tenemos que entender que la única forma en la que podemos hacer respetar esta decisión y cualquier derecho que esté en la Constitución es con la movilización masiva, democrática y pacífica de todo el pueblo en las calles”. 
Dijo que era el principio de una nueva etapa de la lucha por el rescate de la democracia. “Tenemos que ser la cabeza de un movimiento de vanguardia popular que permanezca en las calles, de manera pacífica y democrática hasta que el pueblo de Venezuela pueda elegir a un nuevo presidente”.


Ramos Allup manifestó que el gobierno de Maduro es totalmente fallido y forajido. “En un régimen democrático sería normal que el TSJ y el CNE se abstuvieran a las consecuencias del artículo 233, referido al abandono del cargo, pero son poderes rufianes y ellos no lo van a acatar. Por eso, el pueblo debe seguir luchando, sin ceder la presión de calle”.
El jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, reiteró que la AN continúa en desacato por tratar en la sesión como punto único el supuesto abandono del cargo por parte de Maduro. “Desconoce una sentencia más del TSJ que dijo con antelación que no es potestad de esta AN debatir ningún tipo de juicio contra el Presidente de la República, muchísimo menos el abandono del cargo”.
El diputado Pedro Carreño reiteró: “Este acto no reviste de ningún carácter legal ni saca a la Asamblea del desacato porque esta junta directiva usurpadora, no está facultada para llevar a cabo sesiones. Aquí lo que procede es que la junta directiva anterior se meta por el camino de la legalidad”.