Política

Siete millones en consulta popular sorprendieron a propios y extraños

Tanto la Mesa de la Unidad Democrática como afectos al chavismo coincidieron en que se trató de una consulta multitudinaria en la que se pudo plasmar el rechazo contra Nicolás Maduro y su propuesta de asamblea nacional constituyente 

Candelaria

La consulta popular contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro y su propuesta de asamblea nacional constituyente fue un ejercicio de protesta masiva, pacífica y democrática, coincidieron dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), sectores disidentes del chavismo y analistas políticos.

Diputados a la Asamblea Nacional por la bancada de la MUD tildaron como logro histórico el hecho de haber obtenido más de siete millones de votos. “Con esta cantidad pudimos sacar del poder a Nicolás Maduro en un referendo revocatorio”, dijo Freddy Guevara, primer vicepresidente del Parlamento en declaraciones a El Nacional Web. 

Recalcó que en una campaña electoral, con sus lapsos estipulados y propaganda previa, ni la MUD ni el presidente Hugo Chávez llegaron si quiera a rozar la cantidad de 10 millones de sufragios.

Jorge Millán, también diputado a la Asamblea Nacional, consideró que en ese escenario y de haber contado con la misma cantidad de centros electorales que el Consejo Nacional Electoral (CNE) tiene a disposición, la cantidad hubiera sido más alta.

Y es que la consulta generó agrado incluso en factores del chavismo. Nicmer Evans, politólogo y ex miembro de Marea Socialista, reconoció que durante la protesta prevaleció la defensa por el voto. “Fue extraordinario el hecho de que la gente se haya podido manifestar por lo que cree”, opinó.

No obstante, restó crédito al argumento de que hubo personas que no pudieron votar debido a la cantidad de puntos soberanos y mesas instaladas en el país, inferiores a las del CNE, y criticó que no hubiera auditoría.

“7,5 millones es una cantidad extraordinaria y hubo mucha gente en la calle, pero hubo gente que pudo votar varias veces, sin que hayan sido la mayoría”, argumentó.

Distinta fue la postura de John Magdaleno, analista político y especialista en análisis de datos. “La consulta fue reveladora en cuanto a la insistencia de cambio que hay en Venezuela desde 2014”, expresó.

“La cifra es muy importante porque el proceso se organizó en apenas dos semanas, sin propaganda y seguramente si hubiese sido una elección formal la participación hubiera sido mayor”, añadió.

En ese sentido, recordó que las elecciones parlamentarias se convocaron el 22 de junio de 2015  y los comicios se celebraron el 6 de diciembre, en un lapso de cinco meses, con su respectiva campaña. Además se contó con 14.515 centros y 40.601 mesas, frente a 2.020 puntos soberanos con 15.000 mesas de la consulta.