Política

“Plan Zamora pretende ahogar en sangre el reclamo de los venezolanos”

“Quieren convertir en asesinos a miles de venezolanos que juraron usar las armas del Estado para defender a la nación"

Vaticano protestas

EFE

Foto: referencial 

La Mesa de la Unidad Democrática deploró la activación de la segunda fase del Plan Zamora. En un comunicado señaló que la estrategia del gobierno para evitar las manifestaciones pacíficas contra el presidente Nicolás Maduro “pretende ahogar en sangre el reclamo popular por democracia, libertad y elecciones libres y justas”.

La alianza de partidos opositores recalcó que la actitud violenta siempre ha estado del lado del Ejecutivo, que se niega a escuchar los reclamos de los venezolanos que exigen respetar la Constitución y el Estado de Derecho.

“El mundo entero ha sido testigo del civismo de los venezolanos que, inermes, hemos enfrentado la furia del poder, que no respeta ni Constitución, ni tratados internacionales, ni derechos humanos”, refiere el texto.

En este sentido, la alianza responsabilizó directamente al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y al ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, de las muertes que han ocurrido por la actuación de los componentes militares y policiales. Los acusan de manchar las manos de sangre de funcionarios honestos.

“Quieren convertir en asesinos a miles de venezolanos que juraron usar las armas del Estado para defender a la nación. Mientras los venezolanos clamamos por paz, el gobierno ofrece fratricidio en su afán de mantenerse en el poder, a pesar del creciente repudio nacional e internacional”.

El comunicado agrega que existen registros suficientes para demostrar ante el mundo la actuación ilegal de los grupos que reprimen a los venezolanos.“Esa verdad no la podrán desvirtuar porque abundan los registros documentales sobre la actuación criminal de la PNB, la GNB y los paramilitares que campean bajo la protección oficial. Hacemos un llamado adolorido a la conciencia de cada uno de los (funcionarios) puestos en el trance de liquidar a un hermano”. Hasta la fecha se contabilizan 43 asesinatos, de los cuales 10 son menores de edad.