Política

“Paúl murió convencido de que necesitamos una mejor Venezuela”

Germán Moreno, papá del estudiante de Medicina asesinado en una marcha opositora, pidió que continúe la lucha y recen por su hijo. Gremios exigieron justicia

ctv-kmr-danqwouvwaeknie

 Foto: @luzadn

Un pasillo de honor del grupo de primeros auxilios de la Universidad del Zulia, conocido como los Cruz Verde, a las puertas de la morgue de esa casa de estudios, recibió al socorrista Paúl Moreno, asesinado el 18 mayo, en una concentración en rechazo al gobierno de Nicolás Maduro. Fue arrollado cuando ayudaba a un grupo de personas afectadas por los gases lacrimógenos.

Con la entonación del Himno Nacional y consignas alusivas a la valentía de Moreno por su incansable vocación de servicio, comenzó el homenaje al joven estudiante de Medicina de la LUZ, quien en 2018 se convertiría en médico. 

Cientos de zulianos, entre ellos médicos, gremios de la salud en la región, miembros del movimiento estudiantil, la sociedad civil y dirigentes políticos, junto a su familia, comenzaron una caminata que llegó a la sede del rectorado de la universidad. El recorrido pasó frente al cuartel Libertador. En ese lugar los manifestantes llamaron asesinos a los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana.

La consternación, el dolor, la indignación y la rabia se reflejaban en el rostro de cada uno de los presentes. El momento más emotivo del homenaje tuvo lugar cuando Germán Moreno, padre de Paul, tomó la palabra y dijo: “Yo hubiera preferido abrazar a mi hijo en su graduación, que despedirlo de esta manera”.

Recordó a Paul como un joven con convicciones claras que luchaba por un país mejor para todos. “Paul murió por un ideal. Murió convencido de que necesitamos una mejor Venezuela, una Venezuela en la que los jóvenes tengan derecho a vivir. Mi hijo dio la vida porque quería un país como el que una vez tuvimos”.

En medio de su dolor, pidió a los presentes que recen por su hijo y que la fe permanezca. “Sin ella no logramos nada”, expresó.

Jorge Palencia, rector de LUZ, entregó a la familia la medalla de médico que Paul iba a recibir el año siguiente y en su discurso expresó: “Se está perdiendo el relevo generacional porque están masacrando a los jóvenes”. La autoridad académica decretó tres días de duelo.

Moreno era el número 31 del grupo de rescatistas. Sus compañeros decidieron nombrarlo como el número uno. También cambiaron el nombre de la organización que ahora pasó a llamarse Grupo de Primeros Auxilios de la Universidad del Zulia Paul Moreno.

El sector salud levantó su voz en rechazo a lo ocurrido. Dianela Parra, presidente del Colegio de Médicos del estado Zulia, lamentó que se perdiera la vida de un futuro profesional de la medicina.

“El asesinato de este joven es una muestra del odio y la violencia que se ha generado en el país. Cada día vemos como la violencia cobra la vida de más jóvenes ante la mirada impávida del gobierno, de la Guardia Nacional o de sus tarifados”, afirmó Parra.

Chavismo marchó. A propósito del asesinato de Moreno, el chavismo convocó una marcha en contra de la violencia y  para promocionar la constituyente como única alternativa para la alcanzar la paz en el país. Los oficialistas se concentraron en el centro de Maracaibo y, sin ningún impedimento -piquete policial o militar, cierre de vías o bombas lacrimógenas-, llegaron a la sede regional del Tribunal Supremo de Justicia.

Magdely Valbuena, presidente del Legislativo zuliano y coordinadora del PSUV en Maracaibo, acusó a la oposición de todas las muertes que ha habido en las movilizaciones de la oposición. Dijo que la alcaldesa de la ciudad, Eveling de Rosales, tampoco ayuda a mantener el orden público.

“Como madre y profesora universitaria sé el dolor que puede sentir la familia del estudiante Moreno. No es justo que una célula de la oposición continúe creando situaciones de desestabilización que generan muertes. Ellos deben hacerse responsables y pagar por las acciones que cometen”, afirmó Valbuena.