Política

Paralizadas desde 2016 legalización y cambios de nombres de partidos

El lunes el  Poder Electoral admitió el cambio de nombre del partido Nuevo Camino Revolucionario a Somos Venezuela, a solicitud del presidente Nicolás Maduro

CNE
Por RAFAEL LEÓN

Desde hace dos años, el Consejo Nacional Electoral no ha aprobado la creación de nuevos partidos ni tampoco la modificación de nombres, pero este lunes, Tania D’Amelio, rectora del ente comicial, aprobó la solicitud hecha el sábado por el presidente Nicolás Maduro, de cambiar la denominación de Nuevo Camino Revolucionario –fundado por Luis Tascón en 2008– a Movimiento Somos Venezuela.

El proceso consiste en cancelar voluntariamente la inscripción del partido (artículo 32 de la Ley de Partidos), explicó Aníbal Sánchez, técnico electoral. Refirió que la actuación del CNE es “indudablemente una muestra del favoritismo. Hay quienes han vivido un calvario para realizar ese proceso”. Recordó que Voluntad Popular, desde 2009, hizo varias solicitudes, las cuales fueron rechazadas y que fue en 2011 cuando lograron su legalización a través del mismo mecanismo que emplea ahora Maduro.

“Esos procesos están suspendidos, de hecho el CNE no ha legalizado ningún partido desde el año 2016. Tampoco hay ningún partido que esté en ese proceso actualmente. En un mitin Maduro dijo que Somos Venezuela será un partido y participaría en las próximas elecciones, pero en el CNE no está registrado, ni está en proceso”, aseguró Vicente Bello, técnico electoral de la MUD.

Desde ese año son más de 200 solicitudes de constitución y legalización de organizaciones políticas y de cambio de denominación de partidos que reposan en la Oficina Nacional de Participación Política del Poder Electoral, indicó.

De acuerdo con la Gaceta Electoral, los últimos partidos autorizados por el ente comicial fueron Independientes por el Progreso y Unidad Política Popular 89.

“Eso es una violación a los principios de participación política establecidos en el artículo 67 de la Constitución”, denunció Sánchez. Señaló que el cambio de partido del oficialismo corresponde a un refrescamiento de la imagen del PSUV para tratar de disminuir el daño del que los responsabiliza una parte de la población. 

Nicmer Evans, disidente del chavismo e integrante del Movimiento por la Democracia y la Inclusión, aseguró que en estos momentos no hay ningún proceso abierto de creación de partidos en el Poder Electoral.

“El CNE no está aceptando nuevas organizaciones políticas, no hay planillas para las reservas de los nombres”, manifestó. Indicó que en 2015 intentó por las dos vías regulares la legalización del partido Somos y Marea Socialista, pero la respuesta del ente comicial fue que no reunían los requisitos de denominación. “Al final es una pragmática de exclusión”, agregó.

De igual manera sucedió con María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela, a quien por más de tres años le negaron las solicitudes. “En el CNE nos dijeron que no importaba lo que hiciéramos, jamás la dictadura iba a permitir que formalizáramos Vente Venezuela como un partido”, explicó.

Sánchez indicó que existen las dos vías para la legalización de un partido, la que hace Maduro actualmente y la otra, por solicitud ante la Oficina de Participación, que tarda alrededor de dos meses y medio por la vía expedita y requiere la recaudación de 0,5% de manifestaciones de voluntades del padrón electoral (cerca de 50.000 firmas).

Evans, Machado, Juan Barreto (Redes) y Leopoldo López intentaron legalizar sus partidos, pero el trámite quedó en las reservas de denominaciones, que es el primer paso, afirmó Sánchez. En los cuatro casos, los argumentos del CNE fueron que las propuestas de los nombres de las organizaciones eran similares a otras o que las siglas no correspondían a una denominación.

Tags

CNE