Política

El país gritó: “Maduro, no te queremos”

La agresión fue brutal, con resultado de 2 fallecidos y 400 detenidos. En Caracas la represión se mantuvo por más de 4 horas. La gente salió desde todos los puntos de la capital sin miedo, sin armas y dispuesta  a quedarse en las calles hasta lograr una salida política a la crisis

 

Protesta

Al igual que el 19 de abril de 1810, los 23 estados y el Distrito Capital expresaron su rechazo a quienes tienen el poder en Venezuela, con la diferencia de que ahora fueron reprimidos por cuerpos policiales y grupos armados que les sirven de apoyo.

La “madre de las marchas” se cumplió en todo el país, mientras que el chavismo se concentró solo en la avenida Bolívar de Caracas.

“¡Maduro, renuncia, no te queremos!” gritaron, como en la plaza Mayor de la capital en 1810, quienes se movilizaron ayer desde diversos puntos de la capital y estados del país.

Meganálisis calculó 2,5 millones de movilizados en Caracas y 6 millones en el interior, luego de cuantificar las vías que se llenaron, así como el tiempo que duraron las caminatas de la oposición, explicaron técnicos de la encuestadora.

Quienes partieron de El Marqués, en Sucre, se encontraron con los manifestantes de Chacao, en Altamira, y de allí tomaron la autopista  Francisco Fajardo porque un piquete de la PNB impedía el paso a la avenida Libertador.

La algarabía estalló cuando se percataron de que miles provenían de Prados del Este. “¡Pa’ fuera Maduro!”, solicitaban, mientras que desde el helicóptero YV-1873 de la GNB grababan la escena: el dedo medio de sus manos en alto.  

A diferencia de Vicente Emparan, el último capitán general de la Venezuela colonial, Maduro emuló a Rómulo Betancourt: “Ni renuncio, ni me renuncian” y, para mantenerse en Miraflores, no solo prometía –y así se hizo– más represión a cualquier disidencia.

El Foro Penal Informó que murieron por disparos de bala Paola Ramírez, de 24 años de edad, en Táchira, y Carlos Moreno, de 17 años, en Caracas. A las 8:00 pm contabilizaban más de 400 detenciones en todo el país. Nueva Esparta encabeza la lista con más de 40 arrestos, luego Táchira con 32. Alfredo Romero, director de la ONG, señaló –a las 7: 00 pm– que recibían reportes de detenciones y que desconocían las identidades de los ciudadanos.

Brutal represión. La gente no pudo ayer concretar la meta de llegar a la Defensoría del Pueblo, en el municipio Libertador, ni entregar un documento a funcionarios de esa institución que, según Tarek William Saab, iban a recibirlo, porque a la altura de El Recreo fueron bombardeados durante cuatro horas con gases lacrimógenos y perdigones.

Entre 11:00 am y 3:00 pm seguían llegando ciudadanos y, en lugar de hablarles, como dijo Saab,la GNB activó el operativo “Tierra arrasada”, que consiste en avanzar, atacar y limpiar el terreno.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, que se acercó con las manos en alto a la “pared” dela GNB a la altura de El Recreo, sin mediar palabras fue repelido. Los diputados Julio Borges, Henry Ramos Allup y Miguel Pizarro fueron reprimidos, por lo que un grupo de manifestantes se lanzó al Guaire para protegerse. A las 2:10 pm en segundos se contabilizaron 10 heridos en el rostro y en la cabeza, y 15 mujeres asfixiadas, que fueron atendidas por la Cruz Verde.

Ciudadanos estaban dispuestos a contener a los cuerpos de seguridad e incluso permanecer en la autopista Fajardo dos o tres días hasta conseguir una salida política a la crisis. “¡Venezuela perdió el miedo! Queremos una república civil, una república del pueblo. La obligación del gobernante es oír al pueblo, no burlarse de él”, expresó la diputada de UNT Delsa Solórzano.

La rabia se desbordada en jóvenes, como Paula, de 17 años de edad, que no entendían por qué se les impide marchar, si es un derecho constitucional; y, de paso, se les perseguía por la Fajardo y eran asediados con lacrimógenas en Bello Monte y Las Mercedes.

El diputado de La Causa R Américo De Grazzia atribuye la represión a un hecho: “Maduro le teme a los traidores que saldrán de su entorno y actúa como una fiera herida, así que se pondrá más peligroso”.

Las razones de la protesta eran diversas, aunque centrada en una: repugnancia a una dictadura en el país. El cantante Chino caminó desde Prados del Este y reclamó democracia. Rosa, de 63 años de edad, marchó contra la crisis de salud; su madre sufrió un ACV, su hermano cuatro infartos, y viven porque les envían medicinas de España. “Quiero que mi hijo y mi nieto regresen y eso pasará si cambia el gobierno”, dijo.    

Dos de los tres diputados de Amazonas desincorporados de la Asamblea Nacional por decisión del TSJ caminaron junto con el gobernador Liborio Guarulla. “Si hubiesen permitido el revocatorio, ese presidente no estaría ahí”, dijo Guarulla.

En el oeste de Caracas un río humano fluyó sin miedo desde La Vega, Montalbán y Vista Alegre, pero caminar por esos espacios que el chavismo cree sus bastiones electorales no fue fácil. Tuvieron que soportar el hostigamiento de civiles armados, la GNB y el cierre de avenidas.

Resistencia vespertina. La marcha se replegó, pero las protestas siguieron hasta altas horas de la noche. A las 7:00 pm GNB y civiles armados llegaron a la autopista Prados del Este y lanzaron lacrimógenas a la altura de Santa Fe. Desde los edificios sonaban cacerolas.

Los militares atacaron el barrio El Güire, adyacente a Valle Arriba. Desde ese lugar vecinos exigían unirse al pueblo que pide democracia.

A las 7:00 pm hubo cacerolazos, se oyeron disparos y suspensión del servicio eléctrico en Catia. La refriega dejó más de 200 heridos y asfixiados.