Política

Oferta electoral de Maduro se sustenta en el clientelismo

Expertos sostienen que el mandatario se beneficia de un sistema electoral que ignora las reglas y le permite estar en campaña antes del inicio formal de la contienda

Nicolás Maduro
Por SOFÍA NEDERR | snederr@el-nacional.com

En su plan de reelección, Nicolás Maduro afianza su campaña sin importar que el Consejo Nacional Electoral aún no ha convocado las elecciones presidenciales. En VTV, el canal del Estado, promueve su candidatura y promete beneficios sociales a diferentes sectores del país; abandona el rojo y usa el eslogan “juntos podemos más”, ya tiene su canción en la que promete un “mejor futuro para Venezuela” y crea su propio partido Somos Venezuela.

Luis Salamanca y Nícmer Evans sostienen que el mandatario se beneficia de un sistema electoral que ignora las reglas y le permite estar en campaña antes del inicio formal de la contienda, lo que implica que tiene a su disposición dos armas claras –el ventajismo y el uso del clientelismo político– para presionar al electorado.

“Desde hace un tiempo Maduro busca una relación mucho más eficaz y en tiempo real con los beneficiarios de los programas sociales. Por ello creó el carnet de la patria y los CLAP, que van unidos a la utilización de correos electrónicos y otros mecanismos que permiten un vínculo, y un control más rápido y seguro. Es el clientelismo más puro”, afirmó Salamanca.

Desde diciembre de 2017, el mandatario ha aprobado seis bonos: los de Navidad y Día de Reyes por 500.000 bolívares cada uno; el de protección mensual, que dependerá del número de integrantes de una familia y oscila entre 150.000 y 1,6 millones de bolívares; el de las personas con discapacidad, el de las embarazadas y el de carnaval por 700.000 bolívares.

Salamanca dijo que la expresión del clientelismo la concretó el mandatario con la conversión, de forma expedita por parte del CNE, del Movimiento Somos Venezuela –una plataforma social– en un partido que ya fue habilitado por el ente comicial para postular al candidato oficialista en las presidenciales.

Destacó que se evidencia de manera flagrante el ventajismo. “Mientras se le niega a otras organizaciones el derecho a la asociación política y a la MUD se le ha sacado del juego, a Maduro se le aprueba de forma descarada su propia organización. El PSUV es más burocrático; con la nueva organización Maduro puede controlar a través del código QR”, afirmó.

Evans expresó que el ventajismo electoral del presidente Maduro es evidente a los ojos del país. “A esto se suma el peculado de uso descomunal y la malversación de fondos en la que incurre el mandatario al utilizar los recursos del Estado para sustentar un partido como Somos Venezuela. Su plataforma parte de un ente gubernamental que se basa en la entrega de beneficios sociales que hacen a los ciudadanos más dependientes del Estado y que se está empleando para el control electoral”, aseguró.

Evans indicó que Maduro, a quien considera un dirigente habilidoso, se adelanta a una posible fragmentación del PSUV y al mismo tiempo sale al paso a las diatribas internas. Todo esto para abonar el camino a las presidenciales que, según la asamblea nacional constituyente, deben realizarse antes del 30 de abril.

Como “una oferta electoral hábil para captar votos”  califica el politólogo Carlos Raúl Hernández las jugadas presidenciales para ampliar su andamiaje para los venideros comicios. “La militancia del PSUV, aunque es el principal partido del país no supera 9%, de allí que Maduro lance en esta oportunidad el anzuelo a quienes deseen votar por él, pero no por el partido socialista, para agarrar a algún inocente de los que cada vez hay menos en el país”, afirmó.

El mandatario fue proclamado el viernes, de forma unánime, como candidato presidencial del PSUV durante el tercer congreso del partido fundado por Hugo Chávez y que se realizó en El Poliedro. En el acto, Maduro exhortó a la militancia del principal partido oficialista a la reorganización y a renovarse para sumar una nueva victoria revolucionaria.

Convocó para una jornada de carnetización de la militancia los días 17 y 18 de febrero: “Para que queden comprometidos con la UBCH a salir a votar para el gran triunfo en las elecciones presidenciales”.


Comandos y plataforma social

Como parte de su cruzada electoral, el presidente Nicolás Maduro llamó a integrar los comandos de campaña de la patria. Según el mandatario, la instrucción es que “esta campaña la tiene que hacer el pueblo desde la base con la verdad, renovando la esperanza del futuro mejor. Lo que vamos a hacer será mejor de aquí en adelante”.

El jefe del Estado informó que Somos Venezuela participará en las elecciones con su propia tarjeta. De esta manera, dijo, sus adeptos también podrán darle el voto a través de la novel organización.

En su página Web se indica que Somos Venezuela nació en diciembre de 2017 como una plataforma social con el objetivo de desplegar 150.000 voluntarios para verificar los datos del carnet de la patria y atender las necesidades reales de cada portador y sus familias.  Maduro argumentó que la legalización del movimiento, que tiene siglas, jingles y toda la logística de campaña, obedeció a una solicitud de las bases chavistas.

La nueva organización tomó los espacios de Nuevo Camino Revolucionario: “En el caso del cambio de denominación, siglas y símbolos de NCR por los de Somos Venezuela, es importante aclarar que es un acto normal en la vida de los partidos políticos, establecido en la ley que regula la materia de partidos políticos y su reglamento”, explicó la rectora Tania D’ Amelio en su cuenta de Twitter.

En tanto, fueron invalidados como organizaciones políticas la Mesa de la Unidad Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia.