Política

Maduro cerró con Maradona

Nicolás Maduro

 Foto: Referencial

Ha llegado la hora de la verdad. Las presidenciales son el domingo 20 de mayo. El candidato del PSUV, Nicolás Maduro, cerró su campaña ayer en la avenida Bolívar del centro de Caracas. A lo largo de todo el Paseo Colón se contaban no menos de 250 autobuses, en los cuales la militancia rojita trasladó a sus seguidores. Ambiente festivo. Hacia Bellas Artes lanzaban mandarinas frescas a la barahúnda madurista. Se entiende que hay hambre en Venezuela.

Toda las avenidas aledañas fueron copadas de simpatizantes del gobierno. Uno de ellos dijo que va a votar, pero no cree en las elecciones. Otro dijo que está férreamente convencido de su voto a favor del presidente Maduro, pero admite que hay miles de problemas “por el bloqueo y la transculturización”. Ataviado con un camisón verde manzana, brillante, y con el rostro de Hugo Chávez impreso en un borde inferior, Maduro se hizo acompañar del futbolista argentino Armando Maradona, pero no es posible saber si eso fue más bien autogol. Maradona ya no luce.

“Vete al carajo, Santos”, arengó Maduro micrófono en mano, cargando en contra el presidente de Colombia. Desde el centro comercial El Recreo reventaba el centellear de las cocteleras, pero al acercarse al ámbito más cerrado de Maduro comenzaban a emerger los jeeps de la Policía Militar.

Fue un acto realmente corto. Maduro blandió en su mano derecha un libraco que –dijo– compone su plan de gobierno hasta 2025. Una vez más se argumentó desde la gradería oficialista la tesis del complot internacional: “habría en marcha una conspiración mundial direccionada desde la derecha”, dijo el mandatario. “Todo el mundo este domingo debe ir a votar desde las 5:00 am cuando suene el toque de diana”, retumbó su voz de barítono. ¿Y la abstención?