Política

“Se infló el número de presos políticos excarcelados”

El Foro Penal Venezolano aseguró que las listas no certificadas sirvieron para que personas con delitos comunes recibieran cautelares

Gonzalo Himiob

Los últimos en salir de la cárcel fueron el diputado Gilber Caro y Rolman Rojas 

Por S. M.

De las 40 excarcelaciones de presos por razones políticas que anunció el gobierno el sábado, solo 20 se han hecho efectivas, de acuerdo con el registro del Foro Penal Venezolano.

“El uso de listas no certificadas ha traído como consecuencia que se haya excarcelado a personas que ya no estaban presas y se haya inflado artificialmente el número de presos políticos excarcelados y mezclados con presos comunes”, denunció Gonzalo Himiob, director de la ONG, en su cuenta de Twitter.

A pesar de que el viernes se anunció la primera medida sustitutiva de libertad para 39 ciudadanos, solo 21 habían sido apresados por razones políticas, mientras que 16 estaban relacionados con un hecho de violencia en el que resultó herido el diputado Teodoro Campos; había 2 mujeres: una que recibió cargos por estafa, y otra que no aparece en el registro de presos comunes ni políticos.

De esas 39 personas, 3 ya tenían arresto domiciliario. El general del Ejército (r) Ángel Vivas también recibió la medida sustitutiva, pero no fue incluido en la lista que publicó el presidente del TSJ, Maikel Moreno, la cual ayudó a constatar que el gobierno había exagerado la cantidad de presos políticos excarcelados.

El gobierno se reservó las identidades del segundo grupo. Solo informó que se trataba de 40 personas.

En 2 días excarcelaron a 39 presos políticos, de acuerdo con el FPV.

Los últimos en salir de la cárcel fueron el diputado Gilber Caro y Rolman Rojas. Al cierre de esta edición, Raúl Emilio Baduel contaba con boleta de excarcelación, sin embargo, no le permitían la salida del Centro de Reclusión y Rehabilitación (Aragua) “por órdenes superiores de Caracas”.

Burlan restricciones. La mayoría de los excarcelados tienen prohibido declarar a los medios de comunicación y propagar sus ideas. Sin embargo, el parlamentario Gilber Caro, a su salida de la cárcel de Fénix (Lara), hizo público que estuvo aislado en una celda durante un año, con sed y hambre. “Me querían matar”, precisó.

El general Vivas también se pronunció. Desde el balcón de su residencia, acompañado de aproximadamente 100 personas, aseguró que el gobierno le ofreció ponerse a derecho a cambio de ponerle punto final a sus exigencias. “Dijeron que podía pedir cualquier cosa que deseara. Ellos pensaron que sería salir del país, pero no fue así”, contó.