Política

“El gobierno debe ponerse en camino en función de los más necesitados”

Monseñor Tulio Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, pide discernimiento para que el pueblo no se deje llevar por los encantadores de serpiente y charlatanes

Miércoles de Ceniza

Foto MANUEL SARDÁ

Al iniciar la Cuaresma y con la celebración de la Eucaristía del Miércoles de Ceniza, la Iglesia rogó a Dios por la superación de la crisis que padecen los venezolanos. Durante la misa de las 5:00 pm en la Catedral de Caracas, monseñor Tulio Ramírez Padilla condenó a los charlatanes de oficio que buscan engañar.

“En este tiempo debemos pedir al Señor espíritu de discernimiento, que no deje vencer los ánimos del cristiano ni por los encantadores de serpiente, ni por los charlatanes de oficio. Esos charlatanes son los estafadores del futuro de los pobres y marginados, de los ciudadanos de bien, son los que quitan el deseo de superación de la gente y se lo compran con pacotilla, por tres paquetes y cuatro latas. Les quieren robar la dignidad, libertad y la capacidad de amar, nos dice el papa Francisco”, dijo el obispo auxiliar de Caracas.

Al ser consultado sobre los destinatarios de su mensaje, el prelado indicó: “Cada uno a su libre entender tomará lo que le corresponde. Indudablemente que quien tiene la mayor responsabilidad es el gobierno. En esta Cuaresma, el gobierno debe ponerse en camino en función de los más necesitados. El gobierno debe darse cuenta de que la situación que vivimos es difícil y de que los venezolanos se las ingenian para conseguir alimentos”.

El obispo, que concelebró la Eucaristía con los rectores del Seminario Santa Rosa de Lima y del Seminario Redemtoris Mater, señaló que el ayuno de alimentos propio del tiempo de penitencia cuaresmal lamentablemente no es novedad, pues se está haciendo durante todo el año.“Pero podemos abstenernos de aquellas cosas que nos esclavizan”, indicó.

Monseñor Ramírez Padilla expresó que el rito de la imposición de ceniza es una llamada de conversión para buenos y malos. Exhortó a la oración y a las obras de misericordia con quienes más sufren en el país.

Feligresía. Más de 200 fieles asistieron a la segunda de las misas oficiadas ayer en la Catedral de Caracas para celebrar el Miércoles de Ceniza, inicio de la época de Cuaresma (los 40 días antes de la Semana Santa) en la que los fieles recibieron en la frente la ceniza que significa el arrepentimiento de los pecados.

“Con la ceniza en la frente Dios nos está interpelando. La ceniza expresa un deseo de cambio, de transformación de la existencia toda, abarca toda nuestra estructura. Es la expresión de que yo, Señor, quiero cambiar mis actitudes de comportamiento. Si no hay cambio de actitudes seguirán los comportamientos malos”, manifestó el padre al colocar la marca a los devotos que hicieron una larga fila.

“Conviértete y cree en el evangelio. Polvo eres y en polvo te convertirás”, fueron las palabras con las que se recibía a cada creyente, quienes luego se persignaban.

Pasadas las 10:40 am, mientras el padre oraba y entre cada tanto intercalaba algún canto, seguían llegando feligreses al templo. Algunos, se arrodillaban, se persignaban y se unían a la misa.

El religioso extendió unas palabras de esperanza, en las que pedía por los hambrientos, enfermos y los venezolanos más necesitados. “Estos tiempos son especiales para hacerle llegar al Señor nuestras oraciones respecto a todo el pueblo venezolano y los caraqueños que estamos hoy presentes. Pedirle a Dios por quienes pasan hambre, por nuestros enfermos en el país”.

Recordó que las buenas voluntades deben hacerse sin presunción. “Cuando se da caridad, una limosna, no lo hagan con trompetas, como lo hacen los hipócritas en la calle o en un sinagoga. Les aseguro que si hacen su caridad en secreto, que solo Dios lo sepa, ya estarán recompensados”, dijo.  

Tags