Política

GNB: No reprimimos, dispersamos

El segundo comandante de la GNB, general Giuseppe Cacioppo, reconoció excesos cometidos por “individualidades de ese cuerpo” en el control de las protestas. Dijo que hay 52 funcionarios a la orden de la Fiscalía

ctv-t2a-unnamed-3

 General Giuseppe Cacioppo declinó comentar sobre procesamiento de civiles, incluyendo periodistas, en la justicia militar | Foto: Cortesía Víctor Amaya

El segundo comandante general de la GNB, general de División, Giuseppe Cacioppo, condenó las agresiones y robo de equipo perpetrados por funcionarios de ese componente contra los periodistas que cubren las manifestaciones.

“Somos respetuosos de los derechos humanos y de la libertad de expresión. No es la orden del Estado que se actúe contra la prensa, ni es generalizado. La GNB no permite y rechaza cualquier actuación que haga algún funcionario de la GNB contra los periodistas y vamos a tomar medidas conjuntas con el Ministerio Público. Vamos a dar cumplimiento a la orden de protección que hay a favor de los periodistas”, dijo Cacioppo.

Ayer, durante una hora, el componente Guardia Nacional Bolivariana les dio una tregua a los periodistas y escuchó sus peticiones. En Caracas y en otras 15 ciudades del país, miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa entregaron una denuncia a los comandos de la GNB contentivas de las 151 agresiones contra el gremio y que fueron cometidas desde el 1 de abril por miembros de ese cuerpo, y exigieron el cese de los ataques.

“Les pido que confíen en nosotros porque sí vamos a hacer justicia”, prometió.

En Caracas el encuentro se realizó en el Salón Boyacá de la sede de la comandancia general de la GNB en El Paraíso, luego de que unos 25 reporteros acudieran a primeras horas de la mañana y solicitaran ser recibidos por el comandante general de ese ente, Antonio Benavides. Sin embargo, por encontrarse en un acto fuera de la comandancia, designó a Cacioppo para escuchar las demandas.

Cacioppo aclaró que ni el Plan Zamora ni ningún manual ni orden de ese componente establece ataques contra la prensa. Se mostró escandalizado por el robo del que fue objeto el jueves el corresponsal español Eugenio Delgado, a quien funcionarios de la GNB despojaron de sus equipos de trabajo, dinero, documentos y hasta de un pote de protector solar. “Los jefes de la GNB no vamos a permitir que ningún guardia haga lo que le ocurrió al periodista español”, afirmó.

Cero represión. Cacioppo rechazó el uso del término “represión” para describir la respuesta de la GNB ante las manifestaciones de los últimos 49 días. “En Francia, en España, la prensa internacional refiere que las autoridades ‘dispersan’ a los manifestantes, aquí en Venezuela nosotros ‘reprimimos’. Así como ustedes dicen que nosotros somos represores, yo tengo que decir que esos manifestantes que llegan encapuchados y con gaveras llenas de molotov son terroristas. El guardia venezolano está dispersando”.

El segundo de a bordo en la GNB admitió los excesos, pero aseguró que quienes las cometen son una minoría. “La GNB está integrada por 80.000 funcionarios, de los cuales 25.000 se ocupan en tareas de orden público. Cuando vemos casos individuales de actuaciones irregulares, no llegan ni a 1.000 funcionarios. Estamos reconociendo que hay individualidades que cometen acciones no previstas y estamos sancionando”.

De hecho, afirmó que a la fecha hay 52 miembros de ese componente a la orden del MP por distintos incidentes. Mencionó los casos de “un capitán” responsable de arrollar con una tanqueta al joven Pedro Yaminne en Altamira; a “tres efectivos que dispararon contra estudiantes” de la UPEL esta semana en Aragua; a “un grupo de guardias” que escoltaban una gandola en Táchira, dispararon a una barricada y causaron un muerto; “del guardia que lanzó una bomba lacrimógena” a las residencias Victoria de El Paraíso; y a los 14 GNB implicados en la muerte de Gruseny Calderón en Lara. También dijo que el funcionario cuyas indicaciones de avanzar con la tanqueta sobre los manifestantes en la autopista Francisco Fajardo y disparar a los testículos se difundieron en redes sociales está sancionado. “No hay ningún guardia nacional libre una vez que haya sido identificado”, aseguró.

Son venezolanos. Dijo que está “prohibido disparar con perdigones de manera cercana a cualquier ciudadano”, así como disparar bombas lacrimógenas contra edificios o centros de salud. Negó que el componente utilice esferas metálicas o metras como munición.

Aclaró que la orden de lanzar gases lacrimógenos contra las manifestaciones que se aproximan al municipio Libertador no es del alcalde Jorge Rodríguez sino del “comandante general (que) decide que no se puede pasar” porque no tienen permiso.

El general Cacioppo despejó dudas sobre la nacionalidad de los GNB que han actuado contra los manifestantes y contra los periodistas en las últimas semanas: “Todos somos venezolanos. Cómo van a pensar que hay extranjeros en la GNB. Todos somos venezolanos. Yo quisiera pensar que todos los que vienen en las manifestaciones pacíficas, entre comillas, son venezolanos”.

Pese a los videos difundidos en redes sociales por ciudadanos y el testimonio de periodistas que han sido afectados por la acción conjunta entre la GNB y civiles armados, Cacioppo negó rotundamente que exista algún tipo de coordinación entre ambos. “Los únicos autorizados por la ley para portar armas de fuego son los cuerpos de seguridad y las FANB. La GNB no puede permitir que un civil esté armado. El cuerpo de seguridad tiene que actuar de inmediato cuando observa un civil armado”, enfatizó.

Sin comentarios. El general declinó hacer comentarios sobre el enjuiciamiento de civiles en tribunales militares: “Ese no es el tema que estamos tratando, no nos salgamos, por favor. No estoy autorizado”. El periodista, Sergio Contreras, fue detenido la semana pasada y presentado en esa jurisdicción, como lo han sido más de 300 civiles en las últimas semanas.