Política

“No estamos cediendo en nuestros principios; reafirmamos las exigencias”

Al comienzo de la reunión monseñor Diego Padrón les aclaró a representantes del gobierno que los obispos no debatirían los pros y contras de la constituyente

ctv-f5k-full 1326635e6

 Monseñor Padrón aseguró que para que se logren cambios radicales no se puede aflojar la calle | Foto: Omar Véliz 

Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, fue enfático con los miembros de la comisión presidencial para la asamblea nacional constituyente. Al comenzar la reunión les aclaró que la Iglesia no discutiría la propuesta del presidente  Nicolás Maduro. “Con mucho respeto los obispos hemos decidido, después de que hayamos escuchado su exposición, no debatir con ustedes los pros y contras de la iniciativa presidencial. Ya hemos declarado nuestra opinión al respecto”, expresó la misiva que leyó el cardenal durante el encuentro a puerta cerrada en la sede de la CEV, en Montalbán.

La autoridad eclesiástica les reiteró a Jaua y a la comitiva que lo acompañó, integrada por Hermann Escarrá, Nohelí Pocaterra, Adán Chávez, Isaías Rodríguez y dos capitanes de la Marina, por qué para la Iglesia la constituyente es innecesaria e inconveniente:

  1. El país cuenta con una de las Constituciones más completas del mundo, lo que hace falta no es reformarla, sino que el gobierno dé pleno cumplimiento a su letra y espíritu.
  2. El pueblo lo que reclama y necesita es comida, medicinas, seguridad, paz y elecciones.
  3. La estructura de Estado que proponen -la estructura comunal- fue consultada en 2007, y el pueblo la rechazó. “La soberanía popular debe ser respetada”.
  4.  Por suprimir de facto el ejercicio de la Asamblea Nacional, elegida por la mayoría de los venezolanos por voto universal, directo y secreto.
  5. No contribuye al entendimiento entre los venezolanos.

Padrón concluyó su intervención exigiendo “abrir un espacio para la reflexión sobre otros asuntos de gran envergadura en lo que el gobierno y la Iglesia pudieran trabajar”. Propuso a Cáritas Venezuela se le permita prestar ayuda en la adquisición y distribución de alimentos y medicinas en las visitas a los privados de libertad.

Luego de la reunión que duró dos horas, los obispos ofrecieron una rueda de prensa. El presidente de la CEV manifestó que el encuentro se hizo de manera franca, abierta y sincera, pero aclaró: “No estamos cediendo en nuestros principios ni propósitos; al contrario, reafirmamos nuestras exigencias”.

Monseñor Padrón apoyó la posición del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, sobre el mecanismo para solucionar la crisis en Venezuela. Dijo que el diálogo legítimo es el que se hace con el pueblo, y este es el que  propugna la Iglesia “porque el pueblo es en definitiva el sujeto social de la democracia”.

“Este es un proceso difícil, lento, no hay que hacerse falsas ilusiones de que la cosa va a cambiar de un día para otro. Para que se logren cambios radicales hay que mantener una línea permanente. Por ejemplo, no se puede aflojar la calle”, manifestó Padrón, acompañado de Raúl Biord, obispo de La Guaira; José Ángel Divassón, vicario apostólico de Puerto Ayacucho, y Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas.

Ante la oportunidad que no se había dado desde hace más de una década, los obispos denunciaron ante  los representantes del gobierno la represión en las protestas antigubernamentales. “La respuesta de ellos fue que los miembros de los cuerpos represivos serán castigados”, expresó Padrón.

Minutos antes Jaua ofreció declaraciones sobre el encuentro. “Ellos expresaron sus opiniones y  dudas y hemos intentado aclararlas. En primer lugar, que no se trata de una constituyente comunal sino de una asamblea nacional constituyente de iniciativa ciudadana que va a ser elegida por voto directo, secreto y universal en todos los circuitos tanto sectoriales como territoriales. Dijimos que el propósito es lograr un espacio para el diálogo político”.

Añadió que también abordaron  temas relacionados con la situación nacional, especialmente la violencia. “Les presentamos un informe en el que aclaramos uno a uno los casos en los que las vidas de nuestros compatriotas han sido segadas por una violencia absolutamente irracional”.