Política

Ecarri: Trabajadores no comen con la demagogia de aumentos de salarios

El director de la fundación Arturo Uslar Pietri afirmó que uno de los mayores problemas que afecta a la sociedad venezolana es una crisis de carácter cultural

El director de la fundación Arturo Uslar Pietri afirmó que uno de los mayores problemas que afecta a la sociedad venezolana es una crisis de carácter cultural

Por Reinaldo Oliveros | @_reioliveros

La Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) informó este lunes que la inflación superó —en lo que va de año— la cifra de 1.300.000% y solo en el mes de noviembre incrementó 144,2%, a pesar de las medidas económicas tomadas por el gobierno nacional.

El presidente Nicolás Maduro anunció el 29 de noviembre un nuevo aumento del salario mínimo de 1.800 bolívares a BsS 4.500 como una estrategia ante la inflación y la crisis económica que hay en el país, medida que representa un incremento de 150% del ingreso mínimo nacional en un lapso de apenas 90 días. 

Antonio Ecarri, presidente de la fundación Casa Arturo Uslar Pietri, explicó que las medidas económicas implementadas por el mandatario nacional son la “continuación de un desastre, es seguir implementando las mismas medidas que han causado que la economía venezolana esté destrozada”.

“Los trabajadores no comen con la demagogia de los aumentos salariales, ya saben que es un engaño, una burla. Lo que está haciendo Nicolás Maduro cada vez que hace un aumento salarial demagógico es estafar a la gente porque lo genera es inflación, que es el impuesto más caro que puede imponerle un gobierno a un ciudadano”, dijo Ecarri en una entrevista exclusiva a El Nacional Web.

El también director de la Alianza Lápiz señaló que este tipo de medidas disminuyen el poder adquisitivo de las personas, pues aseguró que cuando Maduro aumenta el salario mínimo, “en realidad se lo está quitando” a la gente.

“Maduro lo que hace es prender la maquinita de dinero inorgánico, de dinero falso que no tiene respaldo, diciendo que aumentará el sueldo pero es mentira”, acotó.

Además, el dirigente político afirmó que uno de los mayores factores que afecta al país es la crisis en la ética política, en la que hay corrupción tanto en el sector del oficialismo, como en el de la oposición.

“Lo que tenemos en Venezuela es una crisis cultural seria de fondo que nos adviritieron muchos de nuestros políticos, como Arturo Uslar Pietri y Miguel Otero Silva, quienes denunciaban constantemente que la corrupción acabaría con la sociedad venezolana. Hoy esta realidad está carcomiendo a la sociedad. Donde sea que uno ponga la nariz, huele a podrido”, aseguró.

Liderazgo en la oposición venezolana

Ecarri detalló que una de las soluciones a los problemas políticos y económicos que tiene el país es “articular de nuevo a la oposición venezolana”, que ha dejado de tener influencia en la sociedad.

“Tenemos que reinventar a la oposición venezolana con un nuevo liderazgo, nuevos discursos, nuevos planteamientos y definitivamente dejando el populismo de un lado”, expresó.

Otro de las medidas que el dirigente político indicó que debe tomarse es la privatización de la industria petrolera ante la histórica caída de los precios del petróleo.

“La industria petrolera en Venezuela debe ser privatizada, lo que vamos a vivir para el primer trimestre del año 2019 es terrible, una caída en la producción de petróleo sin precedentes, porque estos delincuentes acabaron con Petróleos de Venezuela (Pdvsa). A mí me asombran los políticos de oposición que todavía dicen que hay que rescatar a Pdvsa”, afirmó.

La hiperinflación en Venezuela podría alcanzar 1.350.000% este año, de acuerdo con un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) y para el año próximo se espera que alcance una cota de 10.000.000%, por lo que Venezuela fue excluida del promedio regional y de la lista de los mercados emergentes para no deformar las cifras del FMI.

Las medidas implementadas por el gobierno en el ámbito económico no han tenido un impacto efectivo en la sociedad venezolana, además de las expectativas y proyecciones que no vislumbran mejoras en un futuro cercano. La responsabilidad sigue recayendo sobre los sectores políticos, pues se espera que tomen decisiones acertadas para salir de una crisis que empeora diariamente.