Política

Denuncian amenazas contra diputados y familiares por masacre de El Junquito

''Muy pronto el pueblo venezolano y la familia de estos siete héroes conocerán la verdadera causa de sus muertes, que fueron masacrados y rematados con tiros de gracia”, afirmó el diputado tachirense a la AN, Franklin Duarte

franklin duarte
Por Eleonora Delgado / eldelgado@el-nacional.com

El diputado tachirense a la Asamblea Nacional por el circuito de frontera, Franklin Duarte, responsabilizò al gobierno nacional por lo que pueda ocurrirle a los familiares de las víctimas de la masacre de El Junquito y a los diputados que conforman la comisión especial del Parlamento que investiga los hechos violentos en los que fueron asesinados Oscar Pérez, Abraham Agostini, José Díaz Pimentel, los hermanos Abraham y Jairo Lugo, Enrique Soto y Lisbeth Andreina Ramírez.

“Ya han empezado a generarse amenazas, pero hay tres cosas que no se pueden ocultar: la Luna, el Sol y la verdad, y muy pronto el pueblo venezolano y la familia de estos siete héroes conocerán la verdadera causa de sus muertes, que fueron masacrados y rematados con tiros de gracia”, dijo Duarte, por lo que pidió a la opinión pública mundial estar atentos a esta denuncia.

“Nosotros estamos con el pueblo y el pueblo nos apoya y el sentimiento de los venezolanos ahora es Oscar Pérez y cada uno de esos venezolanos que ustedes asesinaron”, agregó Duarte.

Con respecto a la múltiple muerte en El Junquito, el parlamentario indicó que “la fiscalía militar nunca nos ha dado la cara, ni respuesta alguna de lo sucedido. Para nadie es un secreto que esa fiscalía es un trapo rojo más que le esconde los secretos y hechos criminales que comete el gobierno de Maduro”.

Duarte señaló que la tardanza para entregar los restos mortales de las víctimas de El Junquito tiene su explicación en cómo perdieron la vida.

“El gobierno ha temido entregar los cuerpos debido a que mundialmente se sabe que los cadáveres muestran las consecuencias de su muerte. El mundo debe estar claro que lo que sucedió en El Junquito fue una masacre, un ajusticiamiento en contra de los nuevos siete héroes venezolanos”, señaló Duarte, al tiempo que calificó como psicoterror el mensaje que pretende enviar el gobierno a quien intente disentir.